jueves, 19 de mayo de 2022

Día del Misionero Diocesano

La archidiócesis de Toledo celebrará el próximo 26 de mayo el Día del Misionero Diocesano, bajo el lema “Con ellos, vamos todos”.

Los actos organizados por la delegación diocesana de Misiones se desarrollarán durante los días 23, 24 y 25 de mayo, con la celebración de la Eucaristía, en la capilla arzobispal de la Inmaculada, que presidirán los diferentes obispos misioneros y que será transmitida en directo a través de Canal Diocesano de Televisión.

El acto central de esta efeméride será la vigilia de oración que acogerá la toledana parroquia de santa Teresa de Jesús, en la tarde el 26 de mayo, a partir de las 18,30h. Durante la celebración litúrgica, tres obispos misioneros compartirán su testimonio: Mons. Rafael Escudero, obispo-prelado de la prelatura de Moyobamba (Perú); Mons. Domingo Oropesa, obispo de Cienfuegos (Cuba); Mons. Justo Rodríguez, obispo de Zárate-Campana (Argentina).

El colofón del acto será la celebración de la Misa, presidida por el arzobispo de Toledo, Mons. Francisco Cerro, a las 8 de la tarde



REUNION DE LA DELEGACION DE MISIONES

En la mañana del sábado 7 de mayo, víspera de la “Jornada de Vocaciones Nativas”, los voluntarios de la Delegación de Misiones nos reuníamos en torno a nuestro Arzobispo D. Francisco para orar por nuestros misioneros, las vocaciones a la misión y coordinar las próximas actividades de voluntariado de nuestra Delegación. En esta jornada misionera también contamos con la presencia del Sr. Arzobispo Emérito D. Braulio.

La jornada comenzó con el rezo de la oración de Laudes, dirigida por el Sr. Arzobispo que nos dirigió una pequeña reflexión sobre el sentido misionero de la Pascua.

Tras la oración, en primer lugar escuchamos el testimonio del Sr. Arzobispo sobre su reciente visita pastoral a Perú, sus impresiones y los gratos recuerdos de aquellos intensos días vividos con nuestros misioneros, los ejercicios espirituales y las visitas a las parroquias y capillas donde cada uno de ellos presta su servicio a la Iglesia, D. Braulio también recordó algunas de sus vivencias en sus viajes a Perú durante sus años de episcopado. Después contamos con el testimonios de algunos de los voluntarios asistentes, que nos cuentan sus recientes experiencias misioneras. Estos voluntarios fueron:

- Mario Arroyo con una reciente experiencia misionera en Lurín y Moyobamba, acompañando al Sr. Arzobispo en su visita Pastoral del pasado mes de febrero.

- Teresa Monzón, recién llegada de una experiencia misionera como laica Comboniana en Mozambique, durante cuatro años.

- Luis Sánchez, padre de familia y reciente incorporación a la Delegación de Misiones formando parte de la Unión de Enfermos Misioneros.

Tras la escucha de estos testimonios, también conocimos a Cristina, recientemente incorporada como voluntaria a la Delegación y que en pocos días partirá hacia Perú, para una experiencia misionera de varios meses junto a un grupo de jóvenes de Talavera y a Eva, que este verano participará de Verano Misión, junto a otros voluntarios de la Delegación.

Para finalizar el encuentro coordinamos con los voluntarios, la “Jornada del Misionero Diocesano”, que tendrá lugar el próximo día 26 de mayo en la parroquia de Santa Teresa de Toledo, y será presidida por el Sr. Arzobispo D. Francisco y en la que nos acompañarán los tres obispos misioneros diocesanos, Monseñor Rafael Escudero, Monseñor Domingo Oropesa y Monseñor Justo Rodríguez y la Actividad Formativa que la Delegación planifica de cara al verano con los voluntarios de la Delegación que este año será en Ciudad Rodrigo (Salamanca) entre los días 1 y 3 de Julio.



jueves, 21 de abril de 2022

JORNADA MUNDIAL DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES NATIVAS



El domingo 8 de Mayo, se celebra la JORNADA MUNDIAL DE ORACIÓN  POR LAS VOCACIONES NATIVAS, con el lema "DEJA TU HUELLA, SÉ TESTIGO".

En nuestras Iglesias de larga historia, nos parece "normal" contar con sacerdotes, religiosas y religiosos. Pero no lo es... su presencia es un auténtico don.


Lo saben muy bien las iglesias que se abren camino en los territorios de misión. Allí muchas de esas vocaciones se enfrentan a contextos de pobreza y a la falta de recursos en sus familias y sus centros de formación.


¿Te imaginas lo que es querer con todo el alma entregarte a Dios, a los demás, al servicio de tu Iglesia local, y ver que no puedes cubrir ni los gastos mínimos de tu formación y sostenimiento?


PONTE EN SU PIEL.




jueves, 3 de marzo de 2022

DIARIO DEL VIAJE DE D. FRANCISCO CERRO A LURIN

 Martes 1  Marzo

En la mañana del 1 de marzo, Monseñor Francisco  Cerro y D. José Carlos Arellano fueron recibidos en el aeropuerto de Lima por el P. Gustavo Molina.

Tras la comida compartida con todos los misioneros toledanos, Monseñor Cerro inicia la visita a la Parroquia de Cristo de Pachacamilla, visitando las cinco capillas que componen la parroquia. Aquí desarrollan su labor sacerdotal los padres Javier y Gustavo.


Tras la visita, Monseñor Cerro celebró la Eucaristía con toda la comunidad y tuvo un encuentro con el consejo parroquial, para posteriormente desplazarse a visitar los diferentes proyectos que desarrollan estos misioneros toledanos como son  la “olla vecinal” donde se atiende las necesidades alimenticias de los más pobres, la construcción de un columbario y la cría de los cuy.

 


Miércoles 2

En este día Monseñor Cerro ha presidido en la catedral de la diócesis de Lurín, la Eucaristía de Imposición de la Ceniza en el inicio de la Cuaresma. En la celebración ha estado acompañado por Monseñor Carlos García Camader, obispo de la Diócesis de Lurín junto a un numeroso grupo de sacerdotes, vida religiosa y laicos.


Después, acompañado por los Padres José Manuel y P. Julio, visitó la comunidad Villa María, que se encuentra en el Cerro Basilio, y allí pudo visitar algún enfermo y bendecir una nueva vivienda.



Para concluir la jornada visitó el centro de acogida “Sembrando Esperanza”. Lugar que acoge a la gente “descartada” que se encuentra en la calle.


Después de los saludos y la acogida de sus residentes, tuvo lugar en el centro de acogida,  la celebración de imposición de la Ceniza. 

Jueves 3

Se inicia el último día de la visita de Monseñor Francisco Cerro a la Diócesis de Lurín con visita a la Parroquia de la Inmaculada, donde se encuentra de párroco el misionero toledano P. Juan Carlos Mayoral.


Tras la celebración de la Eucaristía en la Capilla de San José, D. Francisco visitó los centros médicos dependientes de la parroquia. Allí puedo saludar y bendecir a los enfermos y al personal que los cuida.


El último momento del viaje, se cerró con un encuentro de despedida con todos los misioneros toledanos destinados en Lurín, quienes le expresaron  su agradecimiento por  la visita pastoral de estos tres días, intensos y enriquecedores para todos.

 


Más fotos disponibles en: flickr de Misiones Toledo y FB Misiones Toledo OMP

sábado, 26 de febrero de 2022

DIARIO DEL VIAJE DE D.FRANCISCO CERRO A MOYOBAMBA

Martes 22 
Después de un largo viaje Monseñor Francisco Cerro y el Delegado de Misiones D. José Carlos Arellano, acompañados por los jóvenes misioneros Mario Arroyo y Carmen Carrascosa, llegaban a Tarapoto en la Prelatura de Moyobamba.
Allí fueron recibidos por el P. Francisco Lunar que les acompañó hasta Moyobamba donde les esperaban Monseñor Rafael Escudero, obispo toledano de la Prelatura de Moyobamba y los demás sacerdotes misioneros que la diócesis de Toledo en Perú. En el camino fueron recibiendo la calurosa acogida de sus gentes en las aldeas de Ramírez, San Miguel, Jerillo, Marona y los jardines.
Miercoles 23 
En este día dieron comienzo, en el Seminario San José, los ejercicios espirituales que Monseñor Francisco Cerro, dirige a los misioneros diocesanos de Toledo con el lema “MISIONEROS DE LA MISERICORDIA”. A los ejercicios también se han unido otros misioneros que ejercen su ministerio en la Prelatura de Moyobamba, formando un grupo numeroso de 41 sacerdotes, incluyendo al Obispo de la Prelatura Monseñor Escudero.
Jueves 24 
Día de oración y contemplación a la escucha del Señor. “La naturaleza es tan espectacularmente bella, la riqueza de sus paisajes hace que su contemplación, como nos dice Monseñor Cerro, nos habla constantemente de la grandeza de su Creador”.
Los jóvenes misioneros Mario Arroyo y Carmen Carrascosa han estado conociendo la realidad de la Prelatura, compartiendo y hablando con sus gentes y visitando la Posta Sanitaria, un centro de Cáritas Moyobamba, un asilo de personas con dificultades.
Viernes 25 
En este cuarto día prosiguen los ejercicios espirituales Monseñor Francisco Cerro está dedicando el día a hablar con cada uno de los sacerdotes. Desde allí envía í el siguiente mensaje a toda la Diócesis de Toledo: “Una Iglesia que es misionera es una iglesia que tiene presente y futuro”.

Sábado 26
En la mañana con el rezo de Laudes, en la capilla del Seminario San José de Moyobamba, monseñor Francisco Cerro concluía los Ejercicios Espirituales que desde el pasado martes ha dirigido a los misioneros toledanos de la Prelatura de Moyobamba y de la diócesis de Lurín.

Posteriormente visitó la parroquia San Pedro Apóstol y la comunidad El Paraíso, atendidas espiritualmente por el padre David Sánchez y el padre Miguel Angel Gómez.
Allí el Sr. Arzobispo impartió los sacramentos de la Eucaristía y de la Confirmación a niños y jóvenes.



Domingo 27
La jornada se inició con la celebración de la Eucaristía en la catedral de Moyobamba, donde el sr. Arzobispo concelebró con monseñor Rafael Escudero, obispo toledano de la prelatura de Moyobamba, el delegado diocesano de misiones D. José Carlos Arellano y otros misioneros toledanos.
Al final de la celebración litúrgica, D. Francisco Cerro hace entrega y bendice una imagen de la Virgen de Guadalupe de parte de la comunidad franciscana de Guadalupe y de la diócesis de Toledo, en su año jubilar.


Posteriormente visitaron a las HH. Oblatas de Cristo Sacerdote, de la ciudad de Moyobamba, que entregan su vida por la santificación de los sacerdotes y cuya superiora, M.Rosa, es de Toledo. 
Y el día terminó visitando el seminario Mayor de San José de la prelatura, junto a su rector, el P. Santos y su director espiritual P. Wenceslao, misioneros diocesanos.

Lunes 28
El día se inició con la visita a la parroquia de Bellavista, al sur de Moyobamba. La parroquia está regida por el P. Francisco Lunar.

 El Sr. Arzobispo ha podido visitar e impartir su bendición a las hermanas Siervas de los Pobres,  Hijas del Corazón de Jesús y bendecir un nuevo espacio de oración , la capilla de San Pablo, situada en el cuarto piso de la ciudad de Bellavista.


Posteriormente se desplazó a la parroquia de Juanjui, donde se encontró con su párroco el  P. Enrique Rodríguez, acompañado por el P. Roque y del P. Francisco,  que colaboran con él en la atención a esas comunidades de la selva moyobambina.

D. Francisco celebró con la comunidad parroquial de Juanjui la Eucaristía y tuvo un encuentro con los grupos de la parroquia.


Martes 1
Nuestro arzobispo y delegado de misiones se despiden de Moyobamba muy agredecidos, estos días de visita han sido un regalo de Dios, donde han podido constatar el trabajo y la generosidad de nuestros misioneros, encontrandose con una Iglesia viva y con una fe grande. 




Desde el aeropuerto de Tarapoto parten hacia Lurín donde continuarán estos días su visita.

Más fotos disponibles en: flickr de Misiones Toledo y FB Misiones Toledo OMP

lunes, 14 de febrero de 2022

El arzobispo de Toledo visitará Moyobamba y Lurín (Perú)

 La prelatura de Moyobamba es un territorio pobre del Perú rural, de 800.000 habitantes, del tamaño de Extremadura. La diócesis de Lurín también es pobre, tiene el doble de población (1,6 millones de habitantes) pero muy poco territorio: es la zona urbana del sur de Lima. 

Estas son las dos diócesis peruanas que apoya desde España la archidiócesis de Toledo, con recursos económicos y con sacerdotes misioneros. Desde el próximo 22 de febrero y hasta el 3 de marzo, el arzobispo de Toledo, Francisco Cerro, visitará estas localidades peruanas. Le acompañará José Carlos Arellano, delegado diocesano de Misiones.

Hay sacerdotes toledanos en Lurín desde 1994, y en Moyobamba desde 2004. En la actualidad, son un total de 15 sacerdotes diocesanos de Toledo los que trabajan pastoralmente en Perú: 10 sacerdotes en la prelatura de Moyobamba y 5 sacerdotes en la diócesis de Lurín. Toledo es tradicionalmente una de las diócesis españolas con más vocaciones sacerdotales, y muchos hacen una experiencia misionera en Perú.

Documental de 23 minutos, de 2020, sobre los misioneros toledanos en Moyobamba

Itinerario del arzobispo en Moyobamba

El itinerario dará comienzo el próximo 22 de febrero, cuando Cerro llegará, acompañado del delegado diocesano de Misiones, al aeropuerto de Tarapoto. El sacerdote Francisco Lunar hará de anfitrión para llevarlos hacia la ciudad de Moyobamba. Posteriormente se dirigirán hacia Moyobamba, donde será recibido por el obispo-prelado, Rafael Escudero López-Brea.

Ese mismo día, todos los sacerdotes comenzarán una tanda de ejercicios espirituales que dirigirá el propio Arzobispo. Los ejercicios espirituales finalizarán en la mañana del sábado, 26 de febrero, momento en que don Francisco Cerro se dirigirá hacia Cajamarca, acompañado por los sacerdotes David Sánchez y Miguel Ángel Gómez.

Posteriormente, el domingo, 27 de febrero, será la recepción en la parroquia de Santiago Apóstol, en la ciudad de Moyobamba. En esta ocasión los sacerdotes D. Jaime Ruiz del Castillo, José Joaquín Morales y Marek Duliniec harán de anfitriones. También durante este último domingo de febrero, Cerro visitará el Seminario Mayor “San José” y el Seminario Menor “San Juan Pablo II” donde será recibido por los sacerdotes D. Santos García-Mochales y D. Carlos-Wenceslao Flores, formadores en sendas instituciones.

La jornada del 28 de febrero dará comienzo muy temprano, ya que el arzobispo de Toledo visitará las parroquias de Juanjuí y Bellavista. Los sacerdotes  Enrique Rodríguez y Francisco Lunar acompañarán al arzobispo.

Itinerario en Lurín: pobreza y acogida

El día 1 de marzo, el prelado viajará a Lima, desde el aeropuerto de Tarapoto. En la capital peruana será recibido por los sacerdotes D. Gustavo Molina y D. Javier Mata. Ese día conocerá la parroquia de “Cristo de Pachacamilla” y se encontrará con el obispo de Lurín, Carlos Enrique García Camader.

Campaña en la diócesis de Lurín para conseguir servicios de oxígeno para enfermos del coronavirus

 Francisco Cerro presidirá la Misa, con motivo del comienzo de la Cuaresma, el día 2 de marzo, en la catedral de Lurín. También, ese día, se encontrará con los sacerdotes, hermanos, Julio Alonso y José Manuel Alonso, quienes le acompañarán a conocer “Sembrando Esperanza”, un centro de acogida de personas enfermas y abandonadas “que se sostiene de la providencia y cuenta con el apoyo de los dos hermanos sacerdotes”. Así lo explica el delegado diocesano de Misiones.

Igualmente, ese día, el arzobispo Cerro visitará “Cerro Basilio”, un asentamiento humano, de gran pobreza.

El día 3 de marzo, será el turno para conocer la parroquia de la Inmaculada Concepción de Lurín, donde será recibido por D. Juan Carlos Mayoral. Durante el almuerzo, donde se congregarán todos los sacerdotes toledanos que trabajan en Lurín, Mons. Cerro podrá escuchar el testimonio del trabajo misionero que se desarrolla en esta zona de la capital peruana.

Fuente de la informacion: https://www.religionenlibertad.com/america_latina/887573509/arzobispo-toledo-misiones-peru-moyobamba-rural-lurin-urbana.html


2022, “A HOMBROS DE GIGANTES”



OMP 
 El “año de los centenarios” de OMP ya camina a buen paso. Especialmente de enero a junio, este 2022 viene repleto de fechas importantes para tomar conciencia de que caminamos “A hombros de gigantes”. Y es que volver sobre esas grandes figuras de la misión que son los fundadores de las Obras Misionales Pontificias nos ayuda a “reconectar” con el carisma original de esta gran vía de participación misionera para toda la Iglesia. Traer a nuestra actualidad la iniciativa y el entusiasmo de estos pioneros es abrirnos a que el Espíritu nos indique nuevos modos de impulsar “hoy” la misión ad gentes “de siempre”. 

En este mes de enero hemos tenido ya efemérides importantes. El día 6 se han cumplido 400 años de la creación de Propaganda Fide –la actual Congregación para la Evangelización de los Pueblos, de la que depende OMP– por el papa Gregorio XV. El 16, 150 años del nacimiento del beato Paolo Manna (1872-1952), fundador de la Pontificia Unión Misional. Y todavía nos queda otra cita más: el 31 entramos en el “año 100” de la revista Illuminare, que inició su andadura precisamente como boletín para reflejar la actividad en España de la Obra impulsada por el P. Manna. 

Pasando por marzo, cuando se cumplirán, el día 12, los 400 años de la canonización del Patrono de las Misiones, san Francisco Javier, llegaremos a un mes de mayo cargado de significado para las OMP. El día 3 conmemoraremos los 200 años del inicio de la Obra de la Propagación de la Fe –impulsora del Domund–, fundada por Paulina Jaricot en 1822. Y el mismo 3 de mayo, otra gran celebración: los 100 años de la elevación a la categoría de “Pontificias” de las Obras de Propagación de la Fe, Infancia Misionera y San Pedro Apóstol, por iniciativa del papa Pío XI. Como broche de oro, Dios mediante, el día 22 tendrá lugar, además, la beatificación en Lyon (Francia) de Paulina Jaricot, fundadora de la primera de las Obras. 

El 22 de junio, 400 aniversario de la solemne erección canónica de la Congregación de Propaganda Fide por el ya citado papa Gregorio XV, será el último de estos grandes centenarios. Pero, a lo largo del año, habrá más fechas, no tan “redondas”, que en cualquier caso será bueno recordar, siguiendo la estela de la vida de nuestros fundadores: los ya citados Paulina Jaricot y P. Paolo Manna, más Mons. de Forbin-Janson (Infancia Misionera) y Juana Bigard y su madre Estefanía (San Pedro Apóstol). Toda la información estará disponible, más adelante, en la web www.centenariosomp.es.

viernes, 4 de febrero de 2022

Celebración de la Jornada de la Infancia Misionera en Sonseca con nuestro arzobispo

La parroquia de San Juan Evangelista de Sonseca, acogió el pasado domingo la celebración eucarística con motivo de la Jornada de la Infancia Misionera, que fue presidida por el arzobispo de Toledo, Francisco Cerro Chaves, con el lema ‘Luz para el mundo’.

Junto al prelado, concelebraron el delegado diocesano de Misiones, José Carlos Arellano y los sacerdotes que prestan su servicio en la parroquia de Sonseca.

Los niños y niñas de la parroquia de Sonseca prepararon con detalle los cantos de la misa. Fue el coro infantil ‘San Felipe Neri’ el encargado de entonar los distintos cantos de la celebración dominical. Igualmente, niños de catequesis de la parroquia sonsecana llevaron a cabo las lecturas de la eucaristía.

También varios niños de Sonseca presentaron las ofrendas, entre las que se encontraban diferentes ‘huchas del compartir’, en la que depositaron sus pequeños donativos para los niños en las misiones.


El destino de estos donativos, en la Jornada de la Infancia Misionera, es procurar de medios a los misioneros para que puedan seguir adelante con su trabajo en favor de los niños: mantenimiento de escuelas en los lugares más remotos, creación de orfanatos, atención sanitaria, etc.

Y para poder seguir dando luz entre los más pequeños, monseñor Cerro pronunció su homilía de manera catequética y dialogada con todos los niños participantes en la Eucaristía. «Estoy muy contento por estar aquí, viendo esta Iglesia llena de niños», manifestó el prelado.

Don Francisco explicó que en los próximos días, del 22 de febrero al 3 de marzo, visitará dos lugares de misión en Perú, vinculados a la archidiócesis de Toledo: Moyobamba y Lurín. Lo hará acompañado del delegado diocesano de Misiones.

«Lo que vosotros, como niños, tenéis en la parroquia, no ha llegado a todos los lugares: el anuncio de la Buena Noticia». Así exhortó el arzobispo a los niños participantes en esta jornada misionera. Igualmente recordó que la iniciativa de esta Jornada de la Infancia Misionera es del Papa, a través de las Obras Misionales Pontificias.

Francisco Cerro explicó el sentido de esta jornada y recordó que «los misioneros son los que han tenido un encuentro profundo con el Señor y llevan a Jesús hasta el último confín de la tierra. Ellos trabajan así porque donde no está Jesús no hay vida, no hay alegría, no hay esperanza».

También en la tarde del domingo, la parroquia de Santa María de Altagracia de la localidad de Mora fue el lugar de celebración de la vigilia de oración, con motivo de la Jornada de Infancia Misionera.



Fuente de la noticia: https://www.abc.es/espana/castilla-la-mancha/toledo/pueblos/abci-celebracion-jornada-infancia-misionera-sonseca-202201171914_noticia.html 

martes, 23 de noviembre de 2021

COMIENZA LA CAMPAÑA DE INFANCIA MISIONERA

Desde OMP, ofrecen a todos los niños la oportunidad de preparar la campaña de Infancia Misionera con la ayuda del calendario de adviento misionero. Desde el 28 de noviembre, incluida toda la Navidad hasta llegar al día 16 de enero, fecha de la Jornada de Infancia Misionera, los niños podrán acompañar a Jesús en su camino a Jerusalen para ser como ÉL "¡LUZ PARA EL MUNDO!"

miércoles, 3 de noviembre de 2021

La misionera Antonia Barrilero, natural de Tembleque, celebra sus “Bodas de Oro” de profesión religiosa al servicio de la misión

 Antonia Barrilero: “Conservo la misma pasión por la entrega misionera, eso sí macerada por la experiencia”

Antonia Barrilero, misionera toledana de las Franciscanas Hijas de la Misericordia, actualmente en Cochabamba (Bolivia), regresaba a Tembleque, su pueblo, para celebrar los 50 años de entrega misionera. 50 años, sus “Bodas de Oro”, de verdadera “fidelidad, perseverancia, entrega y alianza” para servir desde el Evangelio a todo el mundo.

Ha sido la Parroquia “Nuestra Señora de la Asunción” de Tembleque el lugar elegido para esta celebración de los cincuenta años de su profesión religiosa. Antonia Barrilero regresaba a “la Comunidad Cristiana de mi pueblo, Tembleque. La vuelta a este lugar, donde están mis raíces fue especialmente emotiva. Aquí fui inserta a la fe, con el bautismo. Y, también en este lugar, fue donde, en el seno familiar, aprendí el valor del trabajo, del esfuerzo, de la sencillez, de la humildad y, de la dignidad de vivir pobremente: porque la pobreza es el mayor tesoro cuando se aprende que los bienes materiales son efímeros y que la felicidad procede de la alegría y la confianza en un Dios providente”.

Tembleque, cuna de misioneros y misioneras, prosigue Barrilero, “fue también el germen de mi vocación religiosa; el lugar del descubrimiento de la entrega y del servicio a los más necesitados como valores reveladores de la misericordia de Dios. Esto que aprendíamos en el catecismo de la Iglesia, lo descubrí hecho vida en el testimonio de las religiosas Franciscanas Hijas de la Misericordia. Con ellas aprendí las primeras letras y en ellas vi los primeros ejemplos de una vida entregada a los demás. En los rostros de estas mujeres sencillas descubrí una felicidad desbordante. Y la quise para mí. Así nació mi vocación y no dudé en secundar la llamada de Dios. Por eso, mi regreso fue muy emotivo y lleno de agradecimiento. En primer lugar, para agradecer a Dios su Fidelidad para conmigo y para dar testimonio de que El Señor ha estado grande en mi historia. Y, en segundo, para agradecer también a mi familia su generosidad hacia mí, ya que siempre apoyaron mi decisión de ser religiosa”.

Antonia Barrilero habla de “fidelidad, perseverancia y alianza” para describir el recorrido misionero que ha vivido en estos años. Además, cuenta con detalle lo que significa cada una de esas palabras en su propio camino misionero.

“Fidelidad – indica la misionera toledana – de parte de Dios que, a pesar de mis limitaciones y deficiencias a la hora de servirle, se ha servido de mí para ser Instrumento de Paz y Bien. Una misión que, en consonancia con nuestro carisma de la misericordia, me ha permitido estar al lado de los más débiles y pequeños, defendiendo sus intereses y siendo “voz de los sin voz”. Dios vive en el hermano: es una certeza que constato cada día. Desde esta visión, he procurado y procuro llevar la Palabra con pasión, descubriendo en el prójimo el rostro de Jesús, como hizo Francisco de Asís con el leproso. Y el gozo de experimentar esta donación no se puede calibrar en palabras; sólo es medible por la absoluta certeza de que cumplo la voluntad de Dios”.

Prosigue Antonia destacando la “perseverancia en el día a día, superando las dificultades. El seguimiento de Jesús no es un camino fácil. Gracias a Dios no se recorre de un tirón. Al contrario, está jalonado de baches, piedras, inclemencias y contratiempos. Es esta peculiaridad la que pone a prueba nuestra fidelidad y nuestra confianza en Aquel por quien lo hemos dejado todo. La solidez de los cimientos del primer Fiat es esencial para ir sorteando los imprevistos, las asperezas, las dudas implícitas en toda historia personal y, desde luego, la espiritual.  En mi caso concreto, el hecho de progresar por este camino anclada en la certeza primera de la llamada, es lo que ha hecho que, a día de hoy, mi historia consagrada haya sido un trayecto caracterizado por una actitud perseverante, consciente de que todo lo he podido y puedo gracias a Dios. No a mí, sino a Él, toda la gloria, como canta el salmista”.

Añade que “la fidelidad y la perseverancia son expresión de mi alianza con Dios”. En ese sentido destaca Antonia que es “una alianza que habla de unión con el Señor de las misericordias. Una relación especial con Él, quien a iniciativa Suya, me llamó a su mies para trabajar en ella, y llevar su Palabra en mi lugar de misión. Y he de confesar que, a lo largo de todos estos años, he experimentado su Ternura, su Cuidado y su bendición. Dios es siempre fiel a su promesa; así puedo atestiguarlo: nunca me ha pedido nada que superara mi capacidad y en todo momento me ha dado las fuerzas necesarias para saber superar las dificultades del camino. Su Alianza habla de compromiso, unidad y comunión en la tarea de ser artífice del Reino. Y en esa empresa siempre he sentido su Presencia dando sentido a mi Vida Consagrada”.

De la celebración que ha acogido Tembleque, la misionera Antonia Barrilero detalla que “momentos como los vividos a lo largo de mi celebración de Bodas de Oro son un gran regalo de Dios. Y desde luego un motivo para mirar mi historia con una mirada agradecida por el Amor con el que el Señor ha bendecido mi vida y por haber sido yo portadora de su Amor para la humanidad sufriente. Desde mi pequeñez, desde mi día a día, desde el ámbito de misión en el que estoy destinada, he procurado dar vida a la Palabra y ser artífice de bienaventuranza”.

Teniendo muy presente a su congregación religiosa, las Franciscanas Hijas de la Misericordia, Antonia asevera que “el tiempo pasa, pero no la misericordia. Es un don y valor que hemos de hacer realidad momento a momento con nuestras actitudes de comprensión y compasión por los más necesitados, por los más frágiles, por los silenciados. Eso es dar plenitud al mensaje de Jesús.  Una tarea y un reto apasionante que, cincuenta años después del primer fiat, me impulsa a decir, con la misma pasión y alegría: Aquí estoy, para hacer tu voluntad”.

Ante este aniversario y sus bodas de oro, Antonia concluye indicando que “aunque cincuenta años parece toda una eternidad, recuerdo mi primera profesión como si fuera ayer. Inexorablemente el tiempo ha pasado; y, confieso, que ha sido una experiencia gratificante; conservo la misma pasión por la entrega misionera, eso sí macerada por la experiencia: que no es otra que constatar cada día que cuanto más das, más creces”. Y añade que “ese es mi horizonte a fecha de hoy. No desviar mi corazón del Evangelio ni de mi carisma. Aferrada a estos pilares ruego a Dios, no ya para celebrar las Bodas de Diamante con el mismo gozo de ahora, sino para hacer de cada instante, una dorada ocasión para celebrar mi opción por Dios y por los más pobres de la tierra”.