• MENSAJE JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES 2018


    “Con los jóvenes, llevemos el Evangelio a todos” Francisco - DOMUND 2018
  • Guía Compartir la Misión 2018


    Propuestas de voluntariado misionero para jóvenes
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes
  • GESTO


    Revista misionera para los niños
  • REVISTA MISIONEROS


    Revista misionera para adultos que recoge la actualidad misionera de la Iglesia

viernes, 13 de julio de 2018

Curso Evangelización Misionera 2018/2019 organizado por la Cátedra de Misionología de la Universidad San Dámaso


“Vosotros sois la luz del mundo…” (Mt 5, 14) La Cátedra de Misionología de la Universidad Eclesiástica San Dámaso organiza el Curso de Evangelización Misionera destinado a promover la formación académica y misionera de agentes de pastoral, animadores misioneros, voluntarios y misioneros que quieran recibir formación en Misionología.

El Curso de Evangelización Misionera, organizado por la Cátedra de Misionología de la Universidad Eclesiástica San Dámaso, está destinado a promover la formación académica y misionera de agentes de pastoral, animadores misioneros, voluntarios y misioneros que quieran recibir formación en Misionología.

La Facultad expide un Diploma en Misionología a quienes realicen el curso y cumplan los demás requisitos establecidos al efecto. También es posible obtener la simple certificación de asistencia al curso con valor académico de 140 horas lectivas. El Curso de Evangelización Misionera permite además la obtención de créditos de Licenciatura o cursos de Doctorado en la Facultad de Teología de San Dámaso.

Objetivos

Promover la formación académica de aquellos agentes de pastoral que, de un modo u otro, están interesados en la acción evangelizadora de la Iglesia, participan en grupos de animación misionera o tienen intención de realizar alguna experiencia de misión.
Estudiar las diversas cuestiones que afectan a la actividad misionera de la Iglesia.
Contribuir a la sensibilización misionera de la comunidad eclesial desde la misión propia de una Facultad de Teología.

La matrícula deberá formalizarse en la Secretaría de alumnos de la Facultad de Teología de San Dámaso, del 17 al 27 de julio y del 3 al 27 de septiembre de 2018. secretaria.alumnos@sandamaso.es


Más información sobre este curso en: 

Misiones Toledo agradece el apoyo misionero de Toledo que respalda el trabajo de los misioneros

La Archidiócesis de Toledo ha contribuido con 285459,03 Euros a las Obras Misionales Pontificias durante el año 2017, puesto a disposición del Papa Francisco


En las actividades de animación misionera promovidas por la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias de Toledo y la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo han participado cerca de 6000 personas durante el curso pastoral 2017 / 2018. 

            La Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias de Toledo y la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo presentan el balance económico y la memoria de actividades correspondiente al año 2017, en un nuevo ejercicio de transparencia y responsabilidad, a la vez que de gratitud por todas las personas que colaboran de uno u otro modo con la animación misionera de la Archidiócesis de Toledo.

            Gracias a los 285459,03 Euros recaudados, y puestos a disposición del Papa Francisco desde las Obras Misionales Pontificias de España, se respaldan muchos proyectos en los territorios de misión. La ayuda económica es el reflejo del enorme trabajo de animación misionera que se realiza a lo largo del año en la Archidiócesis de Toledo y que ha contado con la participación de cerca de 6000 personas, durante el curso pastoral 2017 / 2018.

            En la actualidad, Toledo cuenta con 139 misioneros y misioneras, que reciben el apoyo espiritual y material de miles de personas, en particular de los voluntarios de OMP y Misiones Toledo que, involucrados en la animación misionera, ofrecen su tiempo y sus medios para lo central del trabajo de la pastoral misionera, que es la evangelización, recordando que la Iglesia es misionera por naturaleza. Para ello se trabaja durante todo el año, manteniendo vivo el espíritu misionero.


            De la aportación económica, en su mayoría de las parroquias de la diócesis, 218.515,45 Euros corresponden a la Propagación de la Fe (DOMUND), 49.905,28 Euros a la Infancia Misionera y 17.038,30 Euros a San Pedro Apóstol. Junto a las parroquias, a las que se agradece su constante trabajo, también se quiere agradecer el trabajo del profesorado de religión y de los colegios, que siguen acogiendo la celebración de actividades para conocer la realidad misionera, con la participación de misioneros y misioneras que acercan y hacen presente una mirada contra la globalización de la indiferencia, son los misioneros quienes más cerca viven la realidad de la pobreza pero también la alegría de acoger el Evangelio, son un claro testimonio y ejemplo para los jóvenes que desean cambiar el mundo.

            Durante el año 2017, y en lo transcurrido del 2018, la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias y la Delegación de Misiones, han organizado 5 conferencias, 15 testimonios misioneros, 10 presentaciones de campañas, 15 visitas a colegios, 1 festival de la canción misionera, entre otras actividades, llegando cada vez a más personas, que quieren sumarse al movimiento misionero que, especialmente promovido por el Papa Francisco, nos llevará a la celebración del Mes Misionero Extraordinario, convocado para el mes de octubre de 2019.


            Desde Misiones Toledo, dado el compromiso misionero de la Archidiócesis, también se han subvencionado algunos proyectos misioneros en Perú, Argentina y Brasil, entre otros lugares del mundo, que están dando cobertura pastoral y social a cerca de 500.000 personas, lo que supone un esfuerzo en el que se han unido particulares, cofradías y hermandades, instituciones, que asumen como propio el acompañamiento de todos y cada uno de los misioneros de Toledo que piden la colaboración para sus proyectos.




viernes, 6 de julio de 2018

Termina la 71 Semana Española de Misionología en su edición más digital

La 71 Semana Española de Misionología ha sido clausurada este medio día. Ante los cerca de 170 asistentes, grandes expertos de la comunicación de diferentes ámbitos han compartido sus reflexiones sobre “Misión y Redes”. En esta Semana se han conseguido cerca de seis millones de impresiones en Twitter, y todo ha sido retransmitido en directo. La Semana ha terminado con las conferencias de Jesús Colina, periodista fundador de Aleteia.org, y de monseñor Ginés García Beltrán, obispo de Getafe y presidente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social.


“Los móviles podrían quedar obsoletos en 2025”, “En 2045 las personas podrán convertirse en cyborgs”. Son algunas de las pinceladas de futuro que ha esbozado Jesús Colina en la primera conferencia de la mañana. Ante esta realidad, la Iglesia tiene que estar preparada, ya que, según ha defendido, la situación creada por internet y las redes sociales es una gran oportunidad para la Iglesia.

Al igual que los demás ponentes, Colina ha explicado que internet ha provocado un cambio antropológico que va más allá de lo tecnológico: ha trasformado la forma de relacionarse. Ha advertido que las plataformas digitales crean filtros según el historial de cada persona, y poco a poco van creando burbujas en las que solo se ofrecen al usuario los temas que le interesan. Y esto, según ha explicado, es un reto para la Evangelización, porque la Iglesia tiene que ser capaz de romper las burbujas para hacer llegar la Buena Noticia y poder establecer relaciones con las personas.

“Hay algo que ningún algoritmo puede detener, y es que yo comparta algo con alguien”, ha afirmado. ¿Y cómo se consiguen mensajes que merezcan ser compartidos? Se trata de buscar el mensaje adecuado, que esté dirigido en el momento adecuado a la inteligencia y al corazón, respetando los formatos. “El 75% del éxito de un contenido depende del título”. La evangelización, según ha explicado, tiene que aprender a escuchar lo que la gente quiere y busca, para salir al encuentro en tono positivo y no polémico, para lograr el acompañamiento.

Con la mirada puesta en el futuro, Colina ha explicado por dónde van las tendencias tecnológicas. “Cada vez habrá menos condicionamientos de tiempo y el espacio”. ¿Cómo? Con la realidad aumentada y virtual. En cuanto al futuro de la Iglesia, Colina ha esbozado el problema que presenta la crisis demográfica. “Hay algo que puede alterar toda esta tendencia: la evangelización”, ha explicado. “Si no hacemos una conversión pastoral para asumir esta realidad, seguiremos perdiendo el tren”. Ha animado a tomar el ejemplo de las Obras Misionales Pontificias, que fueron pioneras en el uso del cine y de los cómics.

“No sé cuál será el nuevo evento evangelizador de la historia, pero sí estoy seguro de que el futuro de la evangelización pasa por las redes”. Colina ha recordado que el Papa Francisco ha convocado para toda la Iglesia un mes misionero extraordinario en toda la Iglesia, y ha lanzado el reto a los asistentes a coordinarse para poder llevar el mensaje a mucha gente a través de las nuevas redes.

La presencia de los misioneros en los medios favorece a la Iglesia

Monseñor Ginés García Beltrán, obispo de Getafe y presidente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación ha sido el encargado de impartir la conferencia de clausura de la Semana. El prelado ha reiterado a través de varios documentos del magisterio pontificio la importancia de la comunicación para la Misión de la Iglesia, y ha explicado las oportunidades y los riesgos que tienen los nuevos medios para esa comunicación. “Todos tenemos que perder el miedo a los medios”.

Monseñor Beltrán ha recordado que con un solo tuit se puede llegar a mucha más gente que la que llena la catedral. “Con los nuevos medios podemos llegar más rápido a más personas”, ha afirmado. Posteriormente ha reflexionado acerca de la presencia de la Misión de la Iglesia en los medios. Según ha defendido “hay dos titulares que siempre triunfan: la caridad y los misioneros”. Ha explicado que las noticias misioneras gozan de buena salud en los medios “aunque hay que seguir trabajando”, porque cuanto más se hable de la Misión, más amor se suscitará hacia ella, más ayudas se conseguirán, y se dará voz a los más pobres. “Todo lo que hable bien de los misioneros, habla bien de la Iglesia”, ha defendido.

Desde otro punto de vista, ha analizado de qué forma los nuevos medios pueden ayudar a la misión de la Iglesia y ha mostrado que ofrecen grandes oportunidades. “Las tecnologías nos han creado un atajo”. Pero para poder llegar, es necesario conseguir los lenguajes y establecer puentes de confianza. Consciente de la Evangelización en internet no es completa pero sí necesaria, ha defendido que todos somos misioneros en el mundo digital, “especialmente los jóvenes”.

Monseñor Fidel Herráez, arzobispo de Burgos y monseñor Francisco Pérez, arzobispo de Pamplona y presidente de la Comisión Episcopal de Misiones, han cerrado la Semana, y han invitado a los asistentes a seguir adelante con valentía, y a aplicar todo lo aprendido en esta semana de formación misionera.

Presencia en las redes sociales


La 71 Semana Española de Misionología, dedicada a las redes sociales, ha predicado con el ejemplo: por primera vez, todas las ponencias y mesas redondas se han retrasmitido en directo, y se han contado en las redes sociales. Se ha llegado cerca de los 6 millones de impresiones en Twitter, y se han multiplicado por cinco las visitas en el perfil de Facebook.

Fuente: OMP España

lunes, 2 de julio de 2018

#VeranoMisión: “Un don particular que la Iglesia ofrece a todos los jóvenes”

En las OMP en España llevamos muchos años difundiendo y fomentado las experiencias de voluntariado misionero de jóvenes. Están organizadas por muchas instituciones de la Iglesia en España: parroquias, Delegaciones de Misiones o de Juventud, institutos misioneros, congregaciones religiosas, universidades.


Estas experiencias de voluntariado misionero se ofrecen también en muchos otros países porque son un gran estímulo para la formación personal y cristiana de los jóvenes. Por eso es una gran alegría constatar que sean recogidas en el texto “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”. Éste es el Documento de trabajo correspondiente a la XV Asamblea General ordinaria del Sínodo de los Obispos, que tendrá lugar del 3 al 28 de octubre de este año.

En la rueda de prensa de presentación del mismo -el pasado 19 de junio- el cardenal Lorenzo Baldiserri, Secretario General del Sínodo de los Obispos, señalaba que el documento está divido en tres partes. Se trata de seguir un método de discernimiento en tres pasos: reconocer, interpretar, elegir. Señalaba que reconocer es participar de la mirada de Dios sobre la realidad, observando la forma en que Dios nos habla a través de ella. Interpretar la realidad es profundizar hacia una visión integral y sinfónica para vencer la confusión y resolver la fragmentación. Y que, por último, de todo ello se desprende la necesidad de elegir para llegar a decisiones concretas, proféticas y prácticas.

Por eso en la última parte se han recogido algunas “buenas prácticas” -en palabras de Mons. Fabio Fabene, Subsecretario del Sínodo- provenientes de las respuestas al Cuestionario del documento preparatorio. Se proponen en el Documento de trabajo como pistas orientativas a toda la Iglesia para favorece el objetivo de la Asamblea del Sínodo de “ayudar a todos los jóvenes, sin excluir a ninguno, hacia la alegría del amor”, porque los jóvenes pueden “con su presencia y su palabra ayudar a la Iglesia a rejuvenecer su rostro” (n. 1 del Documento).

Una de las “buenas prácticas” de la pastoral con jóvenes que ayudan a este fin son las experiencias misioneras que hacen los jóvenes, frecuentemente en su tiempo de vacaciones. De ellas se dice literalmente en el Documento de trabajo en número 195:

“Para muchos jóvenes, el voluntariado internacional es capaz de combinar la sensibilidad a la solidaridad con la aspiración de viajar y el descubrimiento de otras culturas y mundos desconocidos: se trata también de un lugar de encuentro y colaboración con jóvenes alejados de la Iglesia y no creyentes. El voluntariado misionero, cuidado y desarrollado en muchos países y por varios Institutos de vida consagrada masculinos y femeninos, es un don particular que la Iglesia puede ofrecer a todos los jóvenes: la preparación, el acompañamiento y el asumir desde una perspectiva vocacional una experiencia misionera es un campo privilegiado para el discernimiento vocacional de los jóvenes”.

De las experiencias misioneras de jóvenes se resaltan varias cosas: su motivación en la sensibilidad de los jóvenes por la solidaridad junto el deseo de viajar y conocer; de ahí surge la oportunidad de encontrar a otros jóvenes alejados de Cristo y de la Iglesia. Por eso las califica de “un don particular que la Iglesia puede ofrecer a todos los jóvenes”, porque además pueden ser un medio muy eficaz de discernimiento vocacional.

Las experiencias de voluntariado misionero son una riqueza tanto para los jóvenes que tienen la oportunidad de participar en ellas como para las comunidades que les envían o que les reciben. La Iglesia ha recibido de Cristo la misión de propagar el reino de Dios por el mundo entero sin distinción de fronteras, de culturas o de condicionamientos humanos. Los misioneros han entregado su vida a esta hermosa tarea y que los jóvenes puedan colaborar y compartir la fe en Cristo y la experiencia de Iglesia es un gran don. Sólo la Iglesia en la persona de los misioneros les puede ofrecer este don; por eso, muchas instituciones eclesiales lo brindan organizando experiencias misioneras para jóvenes de las que muchos se benefician.

En las OMP en España nos alegramos de este reconocimiento que se hace en el Documento de trabajo de la XV Asamblea General ordinaria del Sínodo de los Obispos y animamos a todos a unirnos a los jóvenes que van a hacer sus experiencias misioneras, orando por ellos y siguiendo en las redes sociales el hashtag #VeranoMisión.

Fuente: OMP España



viernes, 29 de junio de 2018

“La misión, futuro de la Iglesia”

El libro “La misión, futuro de la Iglesia, Missio ad-inter gentes” ha sido publicado por Editorial PPC.  Ha sido coordinado por Fabrizio Meroni, Secretario General de la PUM, y Anastasio Gil Garcia, Director Nacional de Obras Misionales Pontificias España.


Hasta ahora, cuando se hablaba de “la misión”, las reflexiones se centraban en aspectos relacionados con la animación y la cooperación misionera. Pero hacía faltaba que teólogos y misionólogos compartieran opiniones sobre temas que vertebran la fe y el anuncio del Evangelio.

En 2017, el Centro Internacional de Animación Misionera (CIAM) y la Obra Pontificia Unión Misional, de las Obras Misionales Pontificias (OMP), organizaron en Roma el primer Seminario en lengua española sobre el tema ‘Laicado y misión’. En 2018, la cita se ha repetido, centrándose en la misión ‘ad gentes’, y eso es lo que recoge esta obra: la misión es el origen, el fin y la vida de la Iglesia. La misión de Jesús puesta en el corazón de la Iglesia se convierte en el criterio para evaluar la eficacia de estructuras pastorales, los resultados de su trabajo apostólico, la fecundidad de sus ministros y la alegría que somos capaces de comunicar. La articulación adecuada de ‘anuncio-sacramento-testimonio cristiano’ en la misión ‘ad gentes’ podría ayudar a renovarnos y reformar radicalmente toda la vida y la actividad de la Iglesia.

En este libro se recogen las ponencias y comunicaciones sobre las que se centraron estos seminarios de trabajo en el que participaron representantes de las OMP del mundo, agentes de pastoral, responsables de la animación misionera, teólogos y misionólogos.


miércoles, 27 de junio de 2018

Joan Soler, misionero en Togo: "Un misionero tiene mucho que agradecer a las Obras Misionales Pontificias"

La Archidiócesis de Toledo contribuyó con 218.515'45 Euros (en Propagación de la Fe), 49.905'25 Euros (Infancia Misionera) y 17.038'30 Euros (San Pedro Apóstol).


Obras Misionales Pontificias (OMP) presentó esta mañana la Memoria de Actividades 2017. Gracias a lo recaudado ese año, OMP puso a disposición del Santo Padre en 2018, 16 millones y medio de euros para enviar a las misiones. La ayuda económica surge después de un enorme trabajo de animación misionera que se realiza a lo largo del año en todas las diócesis, y que suscitado la participación de unas 250.000 personas.

"No sabría cómo dar las gracias por todo lo que me habéis ayudado", dijo Joan Soler, misionero del IEME en Togo, que fue el invitado especial a la presentación de la Memoria. En los 9 años que ha vivido como misionero en Togo se ha sentido muy acompañado por OMP, especialmente "en los momentos difíciles". Además, gracias a la ayuda económica recibida, pudo, entre otras cosas, construir en la misión una escuela para 400 niños y dar becas de estudio a muchos de ellos. "Un misionero tiene mucho que agradecer a las OMP". Soler tuvo "la suerte" de poder marchar a la misión y recoger "muchas sonrisas", cuando ‒según afirmó‒, "él es sólo la cara de los que están detrás". "Sonrisas" como las de Terese, que no podía estudiar y hoy es una estupenda estudiante; Pierre, que tuvo que convertirse en jefe de familia con 14 años y aprendió un oficio para sacarla adelante; o Reina, que hoy es una monja de clausura africana a la que el misionero le pide oraciones.


En la presentación de la Memoria, el subdirector de OMP, José Mª Calderón destacó que la colaboración económica sigue siendo fundamental para "mantener a la Iglesia en los territorios de misión", que no son autosuficientes, y "necesitan nuestra ayuda". Sin embargo, Calderón subrayó que "nuestra misión no es ser el monedero de los territorios de misión", porque "la Iglesia nació para la Evangelización y si deja de tener ese sentido, se muere". De esta manera, Calderón subrayaba también el enorme y callado trabajo de animación misionera que se realiza en las diócesis españolas para mantener vivo el espíritu misionero a lo largo de todo el año.


Josefa Ledo, secretaria de la Delegación Diocesana de Misiones de Ourense, habló en representación de las 69 diócesis. Como Calderón, Ledo destacó que "la Delegación no es una oficina recaudatoria ni para hacer campañas, sino un centro de vida apasionante al servicio de la Iglesia diocesana y universal". Ledo confesó que tiene que estar abierta a cambiar en cualquier momento su plan de trabajo diario, porque "puede entrar un misionero, la familia de un misionero, un joven que se quiere ir a la misión o un sacerdote que quiere dejar su herencia a las misiones". Y lo primero para esta trabajadora, que lleva 42 años en la Delegación orensana, es atenderlos. Ledo confesó que uno de los aspectos más importantes de su trabajo es el "acompañamiento" y el cuidado de los misioneros, cuyas cartas guarda como "sacramentos de vida".

Algunos datos de la Memoria

La Memoria muestra el doble objetivo de las OMP: promover el espíritu misionero en España y ayudar a los territorios de misión.

En la sensibilización, fundamental para el primer objetivo, OMP destaca la participación en las acciones realizadas en las diócesis, donde han participado más de 250.000 personas en los actos organizados por las 69 diócesis. Además, es notoria la participación de los niños en las actividades misioneras. Un ejemplo: 60.508 niños han participado en Sembradores de Estrellas y más de 6.148 en el Concurso de Infancia Misionera.

Por otro lado, OMP concede gran importancia a la formación en Misionología, porque la acción misionera de la Iglesia no se improvisa. 1.890 personas han participado en alguno de los encuentros de formación misionera propuestos por OMP. Cabe destacar la colaboración de OMP con otras instituciones académicas como la Universidad San Dámaso o la Facultad de Teología del Norte de España.


Uno de los capítulos principales del trabajo de OMP, que recoge la Memoria, es el acompañamiento personal y espiritual a los misioneros. Como decía san Juan Pablo II, "no existe misión sin misioneros". En la base de datos de OMP hay registrados más de 11.000 misioneros españoles, con los que se cuida la comunicación y la acogida, especialmente en las diócesis, cuando regresan a sus iglesias locales. Entonces, se aprovecha su presencia para celebrar el Día del misionero diocesano, que en 2017 se celebró en 28 diócesis, con la asistencia de 3.273 personas.

Respecto a las ayudas económicas para los territorios de misión, en el ejercicio económico 2017, OMP ha puesto a disposición del Santo Padre 16 millones y medio de euros, que se irán enviando a lo largo de este año.

Asimismo, la Memoria da cuenta del dinero enviado en 2017 a las misiones, 15.684.342,54 Euros (recogido durante el ejercicio anterior), con el que se financiaron 1.201 proyectos misioneros. La Archidiócesis de Toledo contribuyó con 218.515'45 Euros (en Propagación de la Fe), 49.905'25 Euros (Infancia Misionera) y 17.038'30 Euros (San Pedro Apóstol).

Para descargar las fotografías del acto: 

Para descargar la Memoria:

Para descargar la presentación de la Memoria


sábado, 23 de junio de 2018

Jóvenes “contra corriente” de la diócesis de Toledo vivirán su verano en las misiones diocesanas

La Rinconada del Tajo (Toledo) se convierte un año más en el centro neurálgico misionero al acoger el envío misionero de Verano Misión 2018 y la celebración del último Consejo Diocesano de Misiones del Curso Pastoral 2017 / 2018 

El Delegado Diocesano de Misiones y Director Diocesano de Obras Misionales Pontificias, Jesús López Muñoz, y el Párroco de Valmojado, Enrique del Álamo González, han concelebrado la Eucaristía y el posterior envío misionero de jóvenes para el Verano Misión.

            La Delegación Diocesana de Misiones de Toledo y la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias en Toledo vuelven a lanzar el programa #VeranoMisión, consolidado gracias a la participación de jóvenes en los últimos años. Un programa que ofrece la oportunidad a los jóvenes de vivir una experiencia misionera en alguna de las misiones diocesanas, particularmente en Perú (tanto en la Diócesis de Lurín como en Moyobamba), que les sirve en su itinerario de formación misionera y en la posterior animación misionera que realizan en la Archidiócesis de Toledo.

            Jóvenes que dedican uno o dos meses de sus vacaciones de verano a comprometerse con la evangelización de los pueblos del mundo, dejando de lado su zona de confort, su comodidad, para dar lo mejor de sí a los demás. En muchos casos son jóvenes que han culminado recientemente sus estudios universitarios y que deciden dar un paso que les afiance en la entrega al otro, en el amor al prójimo, ofreciendo un testimonio único en los tiempos que vivimos. Como señala Fernando Redondo Benito, coordinador de la ONGD Misión América en Castilla – La Mancha, “estos jóvenes, que son acompañados por la Delegación de Misiones de Toledo, son un testimonio de ir “contra corriente”, de afianzarse con valentía en el amor, y no hacen otra cosa que “caminar contra corriente”, como pide el Papa a los jóvenes, que no es llevar la contraria sino vivir la autenticidad del Evangelio y, con ello, la alegría que brota del mismo y del encuentro con los hermanos”.


            La celebración de envío misionero ha estado presidida por el Delegado Diocesano de Misiones y Director Diocesano de Obras Misionales Pontificias, Jesús López Muñoz, acompañado del párroco de Valmojado, Enrique del Álamo González, ambos miembros del Consejo Diocesano de Misiones de la Archidiócesis de Toledo. En el mismo, Jesús López ha testimoniado su “gratitud a vosotros, jóvenes, porque sois capaces de hacer realidad la Iglesia en salida y, además, nos dais un ejemplo a todos, que nos debe remover y conmover a todos”.

            López Muñoz ha indicado que los jóvenes que participan en Verano Misión “reciben más de lo que pueden dar y además os esperamos y os necesitamos: queremos contar con vuestras manos misioneras a vuestro regreso, porque vuestro testimonio es clave para contagiar a muchas más personas, porque la misión nos hace más felices, más auténticos, más entregados y también más humildes, lo que ayuda en mucho a nuestra sociedad”.


            Los jóvenes que han sido enviados para participar en Verano Misión 2018 han recibido una cálida felicitación de los miembros del Consejo Diocesano de Misiones y también de vecinos de La Rinconada del Tajo (Toledo), que año tras año se convierte en el centro en el centro neurálgico misionero al acoger el envío misionero.

Celebrado el Consejo Diocesano de Misiones, al servicio del Arzobispo de Toledo para la animación misionera

            También, junto al envío misionero, La Rinconada del Tajo ha acogido la celebración del último Consejo Diocesano de Misiones del Curso Pastoral 2017 / 2018, poniéndose al servicio del Sr. Arzobispo, Mons. Braulio Rodríguez Plaza, para la animación misionera en la Archidiócesis de Toledo.


            En el Consejo Diocesano, además del saludo y el informe de proyectos realizado por el Director Diocesano de OMP, Jesús López Muñoz, se ha contado con el informe de la situación económica y valoración de actividades de la Delegación Diocesana de Misiones, realizada por José Alberto García Martín – Andino, de la secretaría de Misiones Toledo.

            Por su parte, Fernando Redondo, coordinador regional de la ONGD Misión América, ha realizado la presentación del Mes Misionero Extraordinario (octubre 2019), el Plan Cuatrienal de la Infancia Misionera, la Jornada Mundial de las Misiones 2018 (DOMUND 2018), las charlas formativas en cooperación con la Delegación Diocesana de Enseñanza y las Jornadas de Reflexión Misionera de la Zona Centro de Obras Misionales Pontificias (que se celebrarán en Madrid el 29 de septiembre).

            Jesús López ha querido destacar que esta reunión “no es una reunión más, sino que ponemos todos nuestros talentos al servicio del Evangelio, para llegar a todos sin excepción, y además colaboramos con nuestro Arzobispo, para que él cuente con un grupo de colaboradores que día a día trabajan por la animación y la dinamización misionera de la Archidiócesis de Toledo”. El delegado toledano afirmaba que “estamos haciendo realidad la Iglesia en salida sin temor, especialmente contando con los jóvenes, como hemos vivido hoy en el envío misionero, para que realmente seamos comunidad de discípulos misioneros, que, como dice el Papa Francisco, “primerean, se involucran, acompañan, fructifican y festejan”, y a ello estamos llamados todos, pero especialmente nosotros que estamos al pie del trabajo misionero en esta Archidiócesis pero sobre todo los 142 misioneros y misioneras que tenemos de la Diócesis de Toledo repartidos por todo el mundo. Para ellos, nuestros misioneros, nuestro mejor ejemplo evangelizador, nuestra oración y ayuda siempre”.

            Desde la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo y la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias ponen a su disposición todas las herramientas que poseen para trabajar con jóvenes y particularmente con niños gracias al trabajo que se impulsa con un nuevo proyecto de la Infancia Misionera. Para ello se puede obtener más información en la página web de Misiones Toledo: www.misionestoledo.org.