• FONDO DE EMERGENCIA COVID-19


    Ayuda a las misiones a afrontar la crisis del coronavirus.
  • GUÍA COMPARTIR LA MISIÓN


    Propuestas de voluntariado misionero
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles

jueves, 21 de mayo de 2020

Papa Francisco a las OMP: “La misión es obra del Espíritu Santo, y no consecuencia de nuestras reflexiones”

La Santa Sede ha hecho pública hoy una carta del Santo Padre a las Obras Misionales Pontificias (OMP), con motivo de la Asamblea General anual de las OMP (que ha tenido que ser suspendida por la pandemia del COVID-19). Ante la imposibilidad de asistir a la Asamblea, como habría sido su deseo, el Papa ha escrito un mensaje insistiendo en la necesidad de renovar esta institución eclesial, dejando al Espíritu Santo ser el protagonista del cambio.


En su mensaje a las Obras Misionales Pontificias (OMP), que han tenido que suspender su Asamblea en Roma, el Santo Pare les invita a renovar sus estructuras, para dejar que el Espíritu Santo sea el protagonista de la Misión. “El misterio de la Ascensión, junto con la efusión del Espíritu en Pentecostés, imprime y confiere para siempre a la misión de la Iglesia su rasgo genético más íntimo: el de ser obra del Espíritu Santo y no consecuencia de nuestras reflexiones e intenciones”.

El Santo Padre afirma que “cuando, en la misión de la Iglesia no se acoge ni se reconoce la obra real y eficaz del Espíritu Santo, quiere decir que, hasta las palabras de la misión —incluso las más exactas y las más reflexionadas— se han convertido en una especie de ‘discursos de sabiduría humana’, usados para auto glorificarse o para quitar y ocultar los propios desiertos interiores”.
Al recordar los criterios que ofreció en la Evangelii Gaudium sobre la misión (atracción, gratuidad, humildad, facilidad, cercanía en la vida cotidiana, sensus fidei y cercanía a los pobres), el Papa invita a OMP a confrontarse con ellos para emprender su renovación. Asimismo, advierte de la tentación de la “autoreferencialidad” que pueden tener las instituciones de la Iglesia.

Recuperar los rasgos esenciales de OMP

Una vez explicados los peligros, el Papa anima a OMP a recuperar sus rasgos esenciales, algunas veces eclipsados por otras iniciativas, para saber por dónde ir en el futuro. Especialmente, el Santo Padre insiste en la belleza de promover la oración entre los fieles en favor de la misión de la Iglesia, y como consecuencia y fruto de ella, la caridad. “Mi sugerencia es encontrar el modo en el que la estructura esencial de las OMP siga unida a las prácticas de la oración y de la colecta de recursos para las misiones. Conviene que este modelo elemental de las OMP no se olvide ni se altere”.

El Santo Padre también hace hincapié en la universalidad. “A través de las OMP se puede experimentar el misterio de la universalidad de la Iglesia, en la que la obra incesante del Espíritu Santo crea armonía entre las distintas voces, mientras que el Obispo de Roma, con su servicio de caridad, ejercido también a través de las Obras Misionales Pontificias, custodia la unidad de la fe”.

En cuanto a la petición de los donativos, el Papa ha advertido, como viene haciendo los últimos años, del “riesgo de transformar las OMP en una ONG dedicada sólo a la recaudación y a la asignación de fondos. Esto depende del ánimo con que se hacen las cosas, más que de lo que se hace”. Ha animado a seguir centrando las colectas en el conjunto de los bautizados, con una suma de muchos pocos, como el óvolo de la viuda.

Renovación de una Obra centenaria

Obras Misionales Pontificias (OMP) es una institución eclesial, compuesta por cuatro obras, que nacieron de iniciativas particulares surgidas en el siglo XIX y principios del XX. En 1922, viendo la riqueza que estas iniciativas ofrecían a la Iglesia Universal, el Papa Pio XI las asumió como suyas, y les dio el carácter de “pontificias”. Desde entonces, han servido a la Iglesia universal, despertando la pasión misionera de todos los bautizados y moviéndoles a participar en la misión a través de la oración y la caridad. Con los donativos recogidos en todo el mundo, esta institución que se extiende por todo el mundo, sostiene la presencia de la Iglesia en los llamados “Territorios de Misión”, concretamente 1.111 diócesis –un tercio de toda la Iglesia-.

Como todas las iniciativas, estas deben actualizarse a la luz de los nuevos tiempos, y dejar al Espíritu Santo que indique el camino que deben seguir, para continuar siendo un instrumento válido y eficaz al servicio de la misión. El Papa pide ahora para esta Obra centenaria una puesta al día de los carismas que le dieron origen.


jueves, 30 de abril de 2020

3 de mayo - Vocaciones Nativas: Sayoum Franso quiso imitar a los misioneros españoles, y hoy es un obispo etíope

Este domingo 3 de mayo es la Jornada de Vocaciones Nativas, que en España se celebra conjuntamente con la 57ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones. En ella se invita a rezar por todas las vocaciones en el mundo, y a colaborar con cerca de 85.000 jóvenes que responden a la llamada de Dios en las misiones. Ellos son el mejor legado de los misioneros y el futuro de la Iglesia universal. Sin poder contar con la colecta de las parroquias, Obras Misionales Pontificias (OMP), organizadora de la Jornada de Vocaciones Nativas, hace un llamamiento a colaborar con ellas de una forma extraordinaria. La Misa presidida por el director nacional de OMP, José María Calderón, se retransmitirá desde la capilla de la Dirección Nacional por streaming el domingo 3 de mayo a las 19:00.


Corría la década de los 80, y Álvaro Palacios, misionero español de la Consolata, estaba en una zona remota de Etiopía, donde no había agua ni luz. En su casa, los misioneros acogían a jovencitos para que pudieran estudiar. Uno de ellos se llamaba Sayoum Franso, quien recuerda esos años con mucho cariño. “Vivíamos en una casa pobre, tradicional. Los misioneros no tenían pausa. Recuerdo acompañarlos cada semana para poder celebrar la Eucaristía en otra parroquia, a 37 kilómetros a pie o en mula, muchas veces sin zapatillas, por los caminos”, recuerda este joven. “Allí he comenzado mi vocación, los misioneros han sido un ejemplo para mí”, explica.

“Un día dijo que quería ser como nosotros”, recuerda orgulloso el misionero español. Posteriormente, Franso pudo estudiar en el Seminario menor de Meki, y en el mayor de Addis Abeba, ambos ayudados por la Obra de San Pedro Apóstol -una de las Obras Misionales Pontificias-, que tiene encomendado por la Santa Sede el sostenimiento de todos los seminarios diocesanos de los Territorios de Misión. Precisamente gracias a esta institución, pudo estudiar en Roma y regresar a su país. En 2017, este sacerdote fue ordenado obispo del vicariato apostólico de Hosanna en Etiopía. “Yo soy fruto de los misioneros y de Obras Misionales Pontificias”, explica monseñor Franso.

“La formación es una de las cosas más caras que hay: comida, vestido, formación… Todo esto, si no estuviera la ayuda de Obras Misionales Pontificias, sería muy difícil de conseguirlo”, explica Álvaro Palacios. “A ellos, gracias de corazón por la ayuda y por las posibilidades que dan a tantos jóvenes”. 

El coronavirus pone en peligro el sostenimiento de 85.000 vocaciones al año

El caso de monseñor Fayoum Franso es un claro ejemplo de la importancia de las vocaciones que nacen en los territorios de misión –más conocidas como vocaciones nativas-, protagonistas de la jornada de este domingo, junto con la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones. Estas vocaciones son sostenidas por el dinero que Obras Misionales Pontificias recauda este domingo. Pero al no haber misas, no podrá contarse con las colectas. Ante esta situación, OMP hace un llamamiento a todos los católicos para hacer un esfuerzo extra, y seguir apoyando a los territorios de misión, en su parte más importante: las vocaciones, que dan solidez a las iglesias locales.

En 2019, cerca de 85.000 jóvenes -76.759 seminaristas, y 8.094 novicios y novicias -se beneficiaron de las ayudas de la Obra de San Pedro Apóstol. Esta obra, que forma parte de las Obras Misionales Pontificias, canaliza las ayudas de todos los católicos del mundo, para distribuirlas equitativamente entre todas las iglesias jóvenes de África, Asia, Oceanía, y algunas zonas de América. En 2019 la suma recauda fue de 18.946.586€ en todo el mundo, de los cuales 2.486.287,88€ salieron del bolsillo generoso de los españoles.

“Las vocaciones nativas son esenciales, no solo ‘importantes’. Los misioneros lo tenemos claro desde el primer día en que llegamos”, explica Palacios. “Nosotros estamos de paso, a nosotros nos toca transmitir la fe que recibimos, y dejar que esta se extienda por los sitios por donde nosotros no podemos llegar”. Además, afirma que estas iglesias que necesitan hoy de misioneros, en el futuro enviarán misioneros a otros sitios donde se necesite. “Si no hay vocaciones nativas, se corta una cadena de transmisión de la fe.”

Para vivir la Jornada desde casa

La Jornada de Vocaciones Nativas se celebra de forma conjunta con la Jornada Mundial de Oración Por las Vocaciones. Además de todas las iniciativas conjuntas con las instituciones organizadoras (CEE, CONFER, CEDIS Y OMP) para vivir esta jornada desde casa -un canal de Youtube con entrevistas vocacionales, una canción oficial-, Obras Misionales Pontificias ofrece dos momentos de oración por las vocaciones nativas.

El sábado 2 de mayo, a las 16:00 se emitirá una hora santa dedicada a las vocaciones nativas desde la delegación diocesana de misiones de Madrid. Este momento de oración se enmarca en la cadena de oración que tradicionalmente organiza la archidiócesis de Madrid, para celebrar la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones y la Jornada de Vocaciones Nativas.

El domingo, el director nacional de OMP, José María Calderón, ofrecerá una Misa a las 19:00 por las vocaciones nativas desde la capilla de la Dirección Nacional de OMP y será retransmitida por streaming, desde el canal de Youtube de OMP España.

Fuente: OMP España

lunes, 27 de abril de 2020

La Iglesia española invita este domingo a rezar por las vocaciones desde el confinamiento

El próximo domingo 3 de mayo es el IV domingo de Pascua, domingo del Buen Pastor. Un año más, tiene lugar la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones -en su 57ª edición-, que en España se celebra junto a la Jornada de Vocaciones Nativas. Aunque en este año no sea posible celebrarlo en las parroquias de forma pública, los cristianos vuelven a estar llamados a rezar por todas las vocaciones de especial consagración en el mundo, para que el Señor siga llamando, y los jóvenes puedan decir sí a la llamada.



En estos días estamos viendo el gran papel que los sacerdotes, religiosos y consagrados están haciendo en esta situación extraordinaria de pandemia. La importancia de su presencia se ha visto subrayada en tantos testimonios de entrega y acompañamiento en nuestro país y en el mundo entero. Por ello, se ve la necesidad de rezar para que muchos jóvenes puedan seguir su ejemplo, y escuchar la voz de Dios.

La Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, y la Jornada de Vocaciones Nativas es convocada de forma conjunta por cuatro grandes instituciones eclesiales, que representan la diversidad y riqueza de las vocaciones de especial consagración: la Conferencia Episcopal Española (CEE), la Conferencia Española de Religiosos (CONFER), la Conferencia Española de Institutos Seculares (CEDIS) y Obras Misionales Pontificias (OMP). El lema de este año es “Jesús vive y te quiere vivo”.

Diversidad de vocaciones

Todos los cristianos están llamados a seguir a Cristo, pero hay algunas personas que son llamados a seguirle de una forma particular, a través de una consagración. Dentro de estas vocaciones, hay una gran diversidad: sacerdotes diocesanos, religiosos y religiosas de vida activa y contemplativa; y consagrados y consagradas de institutos seculares. Este domingo, la Iglesia invita a rezar por ellos, y por tantos jóvenes que están sintiendo la llamada vocacional en cualquiera de estas formas.

La jornada invita también a levantar la vista, y rezar por tantos jóvenes que están siendo llamados por Dios a seguirle en los territorios de misión. Son las llamadas Vocaciones Nativas. Este domingo, la Iglesia invita a rezar por ellos, para que asuman el relevo de los misioneros, y mantengan viva la llama del Evangelio en sus países y culturas. Y además, se pide la colaboración económica, para que ninguna de esas vocaciones se pierda por falta de medios, y poder ayudar a uno de cada tres seminaristas del mundo.

Iniciativas previstas

Para poder celebrar esta Jornada, CEE, CONFER, CEDIS y OMP proponen como cada año materiales comunes (recogidos en la web de la CEE y en la de OMP). Por otro lado, han lanzado varias iniciativas conjuntas. El miércoles 29, a las 12:00, se presentará a través de Youtube, la canción oficial de la Jornada, “Jesús vive y me quiere vivo”. Compuesta e interpretada por Chito Morales -perteneciente al grupo musical "Brotes de Olivo"-, es una invitación a seguir a Cristo para dar luz a los demás.

Además, en el canal de Youtube que se ha abierto para esta Jornada ‘Jesús vive y te quiere vivo’, se han publicado 9 entrevistas hechas en estos días, que recogen testimonios de personas que han sentido la llamada vocacional de especial consagración, en sus múltiples formas.

La Misa de La 2 de TVE se retransmitirá desde la Conferencia Episcopal, como viene siendo habitual en este tiempo de pandemia, y será presidida por Mons. Jesús Vidal Chamorro, Obispo Auxiliar de Madrid y Presidente del Subcomisión de Seminarios de la CEE. En ella se rezará especialmente por las vocaciones de especial consagración en España y en los países de misión.

domingo, 26 de abril de 2020

Toledo se suma a la campaña #AhoraMásQueNunca para colaborar con los misioneros

Fernando Redondo pide expresamente la colaboración para el Fondo de Emergencia de Obras Misionales Pontificias abierto por el Papa Francisco que respaldará la solución de las graves consecuencias que la pandemia provoca en las zonas más pobres del planeta
Los misioneros de Toledo responden con “confianza y esperanza” ante la pandemia del COVID19
La pandemia que vive la humanidad en estos momentos no entiende de fronteras, al contrario, es una situación que ha puesto en jaque a todas las personas, comunidades y ciudades, con la necesidad de buscar nuevas soluciones y respuestas al rumbo que la sociedad con sus decisiones había tomado en su conjunto.
Limitados en los medios, con ausencia o muy pocos recursos sanitarios, los misioneros y misioneras están afrontando las dificultades de la pandemia gracias a la solidaridad y al compromiso de muchas personas que, desde las Obras Misionales Pontificias, suman sus colaboraciones para poder llegar hasta el último rincón del mundo y ayudar a la salida de esta crisis humanitaria.
Los misioneros y misioneras españoles, cerca de 11.000 hombres y mujeres, de los cuales 131 son misioneros de la Archidiócesis de Toledo, están demostrando cómo responder con “confianza y esperanza” ante la pandemia del COVID19.
El misionero Fernando García Fernández, de la Fraternidad Misionera Verbum Dei, que desarrolla su labor misionera en África desde hace 27 años, ha transmitido su gratitud a las oraciones y ayudas que empiezan a surgir para los misioneros y misioneras, siendo consciente que esta situación “puede ser generadora de algo nuevo que Dios nos está diciendo”, por eso pide que podamos discernir para “salir fortalecidos y renovados”.
Desde México, la misionera María del Milagro Camuñas Sánchez sigue con preocupación e interés las noticias llegadas desde España, porque “nos duele tanto sufrimiento como se está viviendo”, ante lo que indica la importancia de sentirse “muy unidos”. En ese sentido, también insiste en la necesidad de la conversión y salir de la situación “siendo mejores”, desde el “consuelo y la confianza, pidiendo fortaleza al Señor”. Transmite la misionera un mensaje de esperanza, a la vez que indica que su comunidad en México “estamos en casa intentando hacer frente a esta pandemia”.
La Hermana Pura Muñoz, misionera que lleva muchos años en Etiopía, también traslada ánimos y bendiciones para “todos en estos tiempos duros y difíciles”, reconociendo las dificultades que están viviendo en África.
El Padre Longinos López, misionero comboniano en Uganda, apunta que viven la situación con “un cierto miedo, no sé qué podría pasar, pues los medios sanitarios son los mínimos que podemos tener en un Centro de Salud”, pero resalta la importancia de la oración “juntos y unidos allí donde nos encontremos”.
Estos testimonios nos acercan al trabajo y la respuesta de algunos de los 131 misioneros de Toledo, que nos hace entender la cercanía del Papa Francisco con los que más sufren las consecuencias de esta pandemia en los países más pobres. En la vida de los países de África, Asia, Oceanía y América, que cuentan con muchos menos medios que nosotros, es necesario poder ayudar para responder a la voz de alarma que llegan desde todos los lugares del mundo en los que se encuentran los misioneros.
Es el momento de que todos los toledanos y toledanas se sumen a la campaña #AhoraMásQueNunca, para colaborar con los misioneros en estas circunstancias tan difíciles. Por ello, Fernando Redondo Benito, coordinador regional de la ONGD Misión América en Castilla – La Mancha apela a la unidad y pide “expresamente la colaboración para el Fondo de Emergencia de las Obras Misionales Pontificias abierto por el Papa Francisco que respaldará con ayudas la solución de las graves consecuencias que la pandemia provoca en las zonas más pobres del planeta. Es fácil ayudar, únicamente se tendrá que acceder a la página web www.omp.es o www.misionestoledo.org, donde se encuentra toda la información para poder hacer una donación”.
El Fondo de Emergencia internacional, creado por el Papa Francisco a través de las OMP, sostiene el trabajo que la Iglesia misionera realiza en esta crisis mundial. Ante “esta situación – señala Fernando Redondo - no podemos quedarnos paralizados, al contrario, nuestra responsabilidad es ponernos en movimiento, prestar nuestra ayuda y estar disponible para iniciativas que puedan llegar a todas las personas, singularmente a los que más nos necesitan”.
De esta situación, de esta pandemia que estamos viviendo, “tenemos que salir reforzados como sociedad, tenemos que sentirnos unidos, como indica el Papa Francisco en la Carta Encíclica Laudato si’, a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral”. Esta pandemia solo la venceremos con los anticuerpos de la solidaridad, especialmente “si somos capaces de cambiar los estilos de vida, llevando una vida más austera y humana, con un reparto equitativo de los recursos, afianzados en la justicia, la caridad y la solidaridad, con un esfuerzo comprometido de todos. Como nos ha pedido el Papa Francisco en “Un plan para resucitar”, seamos una comprometida comunidad de hermanos”.

La ONGD Misión América está promovida por iniciativa de los misioneros diocesanos españoles de la OCSHA (Obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana), para la ayuda y el desarrollo integral de las personas más desfavorecidas de los países de América Latina y África. Desde el año 1993 desarrolla actividades en Castilla – La Mancha, cooperando con proyectos sociales y pastorales de misioneros españoles en todo el mundo. Esta ONGD está vinculada al Secretariado de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias de la Conferencia Episcopal Española.

lunes, 13 de abril de 2020

Misiones Toledo anima a cooperar con el Fondo de Emergencia de Obras Misionales Pontificias (OMP) abierto por el Papa Francisco

El Papa Francisco ha querido estar cerca de los que más sufren las consecuencias de esta pandemia, en los países más pobres. Por ello, ha abierto un Fondo de Emergencia internacional a través de Obras Misionales Pontificias (OMP), para sostener el trabajo que la Iglesia misionera realiza en esta crisis mundial. OMP España se une hoy a esta iniciativa con la campaña #AhoraMásQueNunca, apelando a los españoles a colaborar con los misioneros, en estas circunstancias tan difíciles.


José María Calderón, director de OMP España, se une a la petición del Santo Padre de crear un Fondo de Emergencia internacional para ayudar a los Territorios de misión, ante las graves consecuencias que la pandemia puede provocar en las zonas más pobres del planeta:

“Desgraciadamente la situación causada en España por el Covid-19 es terrible, en todos los aspectos: de muertos, de contagiados, de personal sanitario enfermo, de falta de material y de medios para trabajar con una cierta seguridad… ¡y la que nos viene encima a nivel económico!”, explica.

Sin embargo vamos viendo cómo esta pandemia está poco a poco haciéndose hueco en la vida de los países de África, Asia, Oceanía y América, que cuentan con muchos menos medios que nosotros, y en algunos sitios tienen unas graves dificultades para poder vivir el confinamiento, la disciplina a la hora de las relaciones, ¡la forma de vivir los duelos y los entierros! Por eso, los misioneros ya nos están dando la voz de alarma… ¡van a necesitar mucha oración y muchas ayudas por nuestra parte!”, afirma.

“OMP es el canal que el Santo Padre y la Iglesia tienen para hacerles llegar esa ayuda, tanto espiritual como material. Por eso hemos decidido sacar esta campaña. Gracias a todos los que decidan colaborar”, concluye.

Llegar a cada una de las parroquias misioneras

El Papa fue el primero en colaborar con este Fondo, con 750.000$. A través de Obras Misionales Pontificias, el instrumento que tiene la Santa Sede para sostener a las Iglesias más jóvenes, este dinero llegará a todas las comunidades afectadas en los países de misión a través de las estructuras e instituciones de la Iglesia. Este Fondo es internacional, y cuenta con la capilaridad de Obras Misionales Pontificias, que llega a 1.111 Territorios de Misión, y sostiene el trabajo de los misioneros y de cada una de las parroquias en estas zonas.

Estos territorios representan un tercio de las diócesis del mundo, y en ellas vive casi la mitad de la población mundial. Allí la Iglesia hace un enorme trabajo de evangelización y promoción humana. De hecho, en ellas la Iglesia sostiene 26.898 instituciones sociales (hospitales, dispensarios, residencias de ancianos, orfanatos…), y 119.200 escuelas -más de la mitad de las que sostiene la Iglesia en el mundo-. En los últimos 30 años, la Iglesia ha abierto en misiones una media de 2 instituciones sociales y 6 escuelas al día.

Todo este trabajo que la Iglesia realiza necesita apoyo económico, y lo recibe de forma habitual a través de Obras Misionales Pontificias, en campañas tan conocidas como el Domund. Pero en estas circunstancias tan especiales, ya hay peticiones de ayuda extraordinarias.

El Santo Padre ha pedido a los fieles y a las entidades de la Iglesia que tienen la posibilidad y lo desean, que contribuyan a este Fondo de Emergencia a través de las Obras Misionales Pontificias de cada país.

Para unirse al Fondo de Emergencia de OMP contra el coronavirus

Donar por la webhttps://www.omp.es/extraordinario-covid-19/

Hacer una transferencia
BBVA - ES03 0182 1364 3300 1003 9555
BANCO SANTANDER - ES25 0075 0204 9506 0006 0866
Concepto: Ayuda Coronavirus Misiones

Para conocer testimonios de misioneros en esta pandemia, visita la página web de OMP España.


miércoles, 8 de abril de 2020

Arzobispo de Toledo muestra su cercanía con los misioneros y las misioneras ante la epidemia del COVID - 19

Mons. Francisco Cerro Chaves, Arzobispo de Toledo y Primado de España, reconoce la labor de los que se encuentran en primera fila de evangelización, los misioneros que viven “en medios de ambientes de tantas pobrezas y miseria, siendo signo del amor de Jesucristo al mundo”


El Arzobispo de Toledo, mediante un video mensaje, ha hecho llegar a todos los misioneros y misioneras la bendición, cariño y afecto, por la labor ante la epidemia del COVID – 19.

            En los difíciles momentos que está viviendo toda la humanidad, pero que especialmente dramático está siendo en países de África o América, con falta de todo tipo de recursos sanitarios y sociales, el Arzobispo de Toledo y Primado de España, Mons. Francisco Cerro Chaves, ha querido transmitir y hacer llegar “a todos los misioneros y misioneras de mi archidiócesis, pero también los misioneros de toda España y del mundo entero, unas palabras de aliento y de cercanía”.

Palabras en las que reconoce en todos los misioneros que están pasando momentos difíciles, “pero vosotros, en primera fila de evangelización, en medio de ambientes de tantas pobrezas y miserias, tratáis de ser un signo del amor de Jesucristo al mundo y a la humanidad”.


También ha querido el Arzobispo de Toledo, Mons. Francisco Cerro, hacer llegar su oración por todos los misioneros, “para vosotros son momentos en los que la dificultad arrecia, son momentos, como diría Santa Teresa de Jesús, recios”, afirmando que “sintáis la compañía de vuestro obispo, mi cercanía y mi apoyo en esta labor tan maravillosa que hacéis en cualquier lugar donde estéis”.

En su vídeo mensaje, Mons. Cerro Chaves ha señalado que “los misioneros y las misioneras son la expresión de lo que tiene que ser la Iglesia si quiere ser fiel a Jesucristo, de anunciar hasta los últimos rincones de la tierra el amor a todos los que sufren”.

De igual modo, ha querido mostrar su “ayuda y sobre todo mi cercanía en estos momentos por vuestra labor al servicio de los más pobres y los más necesitados”, haciendo llegar el Evangelio que “es buena noticia para los pobres”. Cercanía que mostraba, a la vez, con “mi afecto, mi bendición, mi oración, que llegue a toda la gente, que como misioneros veis como sufre, como se deterioran, como mueren, como sus familiares viven en profunda soledad, que muchas veces no tenéis medios, con un sufrimiento atroz”.

Por eso Mons. Francisco Cerro Chaves, Arzobispo de Toledo, ha querido compartir con todos los misioneros y misioneras una afirmación que considera “algo muy hermoso” que es “saber que el Señor con su Iglesia está con todos y cada uno de vosotros, gracias de corazón y mi bendición agradecida”.

Enlace al vídeo: https://youtu.be/A1_DP50XvKw 



lunes, 6 de abril de 2020

El Papa Francisco establece un fondo de emergencia para el Covid-19 a través de las Obras Misionales Pontificias

El Papa Francisco ha establecido un fondo de emergencia en las Obras Misionales Pontificias para ayudar a las personas y comunidades que se han visto trágicamente afectadas por la propagación de COVID-19. El Fondo de Emergencia se utilizará para acompañar a las comunidades afectadas en los países de misión a través de las estructuras e instituciones de la Iglesia.


El cardenal Luis Antonio G. Tagle, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, ha acogido con beneplácito el anuncio: “En su tarea de evangelización, la Iglesia suele estar en primera línea ante las principales amenazas a la dignidad humana. Solo en África, hay más de 74.000 religiosas y más de 46.000 sacerdotes que administran 7.274 hospitales y clínicas, 2.346 hogares para ancianos y personas vulnerables y educan a más de 19 millones de niños en 45.088 escuelas primarias. En muchas áreas rurales son los únicos proveedores de atención médica y educación". “El Santo Padre – subraya el Cardenal -, está invitando a toda la vasta red de la Iglesia a hacer frente a los desafíos que se avecinan".

El Santo Padre ha destinado 750.000 $ americanos como contribución inicial para el fondo y ha pedido a las entidades de la Iglesia que tienen la posibilidad y lo desean, que contribuyan a este fondo a través de las Obras Misionales Pontificias de cada país.

El Arzobispo Giampietro Dal Toso, Presidente de las Obras Misionales Pontificias, ha declarado que: “Este Fondo tiene como objetivo sostener la presencia de la Iglesia en los territorios de misión, que también sufre las consecuencias del Coronavirus. A través de la actividad de la Iglesia de predicar el Evangelio y ayudar concretamente a través de nuestra vasta red, podemos demostrar que nadie está solo en esta crisis. En este sentido, las instituciones y los ministros de la Iglesia desempeñan un papel vital. Esta es la intención del Santo Padre al establecer este Fondo. En este momento que muchas personas están sufriendo, recordamos y queremos llegar a aquellos que quizás no tienen quién los cuide, mostrando así el amor de Dios Padre".

Las Obras Misionales Pontificias son el canal oficial de apoyo del Santo Padre a más de 1.110 diócesis, sobre todo de Asia, África, Oceanía y parte de la región amazónica. “Pido a nuestra red de las Obras Misionales Pontificias – continúa el Arzobispo -, presentes en todas las diócesis de todo el mundo, que hagan todo lo posible para apoyar esta importante iniciativa del Santo Padre".

Las contribuciones también se pueden enviar a las Obras Misionales Pontificias de España, indicando Ayuda Coronavirus Misiones, en la web https://www.omp.es/ o en https://www.omp.es/haz-un-donativo/. Las cuentas bancarias habilitadas desde OMP España para el Fondo de Emergencia son:

BBVA - ES03 0182 1364 3300 1003 9555
BANCO SANTANDER -  ES25 0075 0204 9506 0006 0866
Concepto: Ayuda Coronavirus Misiones 



viernes, 27 de marzo de 2020

Los misioneros redoblan sus esfuerzos de cara al COVID-19: “El hambre será más mortal que el coronavirus”

El virus COVID-19 no conoce de fronteras, y ha llegado a muchos países de los cinco continentes. Obras Misionales Pontificias se ha puesto en contacto con algunos misioneros que están allí, viviendo con inquietud esta pandemia, y redoblando su trabajo y su oración. Además de la extensión de la enfermedad en sí, les preocupan las consecuencias que tendrá en tantas personas pobres que viven en la calle, y que comen de lo que trabajan cada día.

Celebración de la Eucaristía con separación preventiva en Yaundé (Camerún) el pasado domingo, antes de que se suspendieran. Fotografía del misionero javeriano Ángel de la Victoria.
“Con esta situación creada por el coronavirus  se agudizó la pobreza, no hay para comer”, explica el misionero Domingo García Hospital, sacerdote de la OCSHA, desde Perú. En Piura, donde él vive, la inmensa mayoría de la población sobrevive con el trabajo informal al día. En la parroquia tienen funcionando cinco comedores (ollas comunes), en las que se apoya con algunos alimentos a mujeres organizadas, que cocinan para todas las familias que conforman la organización. “En este momento, en la soledad de la casa le doy vueltas y vueltas para ver cómo ampliar la organización y el servicio en otros asentamientos humanos, no es fácil, no veo posibilidades, tengo fe. Rezo”, concluye.

En Lurín, las Hermanitas de los Pobres acompaña a 35 ancianos pobres en un hogar de acogida. María Henar González es consciente de que son la población con más riesgo, están en aislamiento, siguiendo las instrucciones del gobierno. Desde allí pide la oración, ante la difícil situación en la que se encuentran. “Vivimos de limosna, las hermanitas suelen salir a pedir. Ahora que no podemos salir confiamos plenamente en la Providencia de Dios que no nos falte nada para nuestros anciano”.

El COVID-19 también llegó a Brasil. Allí en la diócesis de Bacabal, está un sacerdote diocesano de Getafe, el padre Alberto Íñigo Ruano. A través de las redes sociales se une en oración con la gente de su parroquia con una hora de adoración al Santísimo, el Rosario y la Misa. Pero su acción también es off-line. “Visito enfermos, hablo, animo, rezo con ellos... Además, cada semana salgo con la Custodia por las calles de la ciudad y por las comunidades. Las familias que quieren recibir la bendición salen a la puerta con una vela en la mano. Es impresionante.”

En Chile hay otro sacerdote español, el padre Álvaro Chordi. Misionero de ADSIS en Santiago de Chile, lleva varios días impulsando una campaña desde la parroquia San Saturnino para ayudar a los inmigrantes y personas sin techo en estos momentos de emergencia. La cuarentena que se ha decretado no parece frenarles, siempre cumpliendo con las instrucciones de las autoridades. “Antes de empezar la cuarentena, repartimos lotes de comida para varios días. Además, la parroquia está abierta 4 horas al día para que los indigentes puedan pasar a los baños de la parroquia”. Y por otro lado, según cuenta, está en conversaciones con el gobierno para poner a disposición un gran salón de la parroquia para acoger a los sin techo mientras dure esta situación.

El COVID-19 también llegó a África

Al norte de Chad, la tribu de los samburu conoce poco sobre el virus. Allí, el misionero de Yarumal de origen colombiano, Luis Carlos Fernández está visitando todas las comunidades para alertarles, y explicarles la importancia de lavarse las manos. “Las medidas contra el virus se están haciendo cada día más estrictas. Cerraron escuelas, y ahora cierran los mercados. El hambre, que es la que más mata gente en el mundo, será más mortal que el coronavirus”, explica.

Desde Camerún, otro misionero javeriano, el navarro Ángel de la Victoria, escribe un blog con el día a día en la misión. Según cuenta, aunque las escuelas han cerrado, la gente sigue su vida con normalidad. Muchos de ellos porque ignoran o no se creen la gravedad del virus, pero otros tantos porque tienen que trabajar. “¿Cómo va a hacer muchísima gente que vive el día al día, qué harán miles de mujeres que temprano de madrugada están haciendo los buñuelos que luego venden en las calles?”, se pregunta. Con este panorama, ellos han suspendido las actividades y misas. ”Salimos lo menos posible y hemos querido convertir la parroquia en un lugar de oración por los demás, cercanos y lejanos, gente que sufre la enfermedad, cuidadores, personas solas, personas fallecidas...”.

Desde Mozambique, el misionero somasco Carlos Moratilla, ha aplicado las medias preventivas en el hogar que dirige para niños de la calle, y se ha unido a la oración de toda la Iglesia a la Virgen de Fátima. “Hemos hecho una procesión y un rosario con la Virgen de Fátima, y hemos rezado por todos los implicados y afectados por la enfermedad. Lo hemos hecho con separación de un metro como mínimo entre nosotros”.

Invitación a la oración pos los misioneros

Obras Misionales Pontificias invita a todos a unirse en este periodo de confinamiento en la oración por los misioneros que están en el mundo dando la vida.. Por ello, ha creado en su web una sección específica para vivir este tiempo en clave misionera, con especial protagonismo de la oración del rosario misionero, y del ofrecimiento de los dolores de la enfermedad. Además, ofrece entretenimiento para niños y adultos, y meditaciones diarias en audio del director nacional de la institución, José María Calderón.


martes, 24 de marzo de 2020

Misioneras y misioneros desde Perú

Nos escriben las misioneras y misioneros españoles para compartir cómo están viviendo el avance de la pandemia en diversos lugares del país andino.


Jaime Pedro Ruiz del Castillo es párroco en Moyobamba, misionero diocesano de Toledo, y cuenta cómo, “acatando el decreto presidencial hemos suspendido las Misas para evitar contagios, pero mantenemos la Catedral abierta, previa desinfección de bancas con lejía, y estamos disponibles para confesar a los que, sin aglomeraciones, van acercándose en las horas del día en que hay restringida circulación. A las 12:00 del día y a las 6:00 de la tarde, el obispo y el párroco de la Catedral celebramos la Santa Misa retransmitida y bajo el toque de campanas, impartimos la bendición con el Santísimo para toda la ciudad. Sólo Dios puede parar esto, y nos toca implorar su misericordia como reiteradamente nos está repitiendo estos días la Palabra de Dios, único pan que ahora alimenta espiritualmente a nuestras gentes. Estamos en contacto con ellos con frecuentes cartas y mensajes repartidos por las redes, y hemos multiplicado los sacerdotes la oración”.

La hermana María Henar González escribe desde la diócesis de Lurín. Esta vallisoletana pertenece a las Hermanitas de los Pobres, y expresa su preocupación por aquellos a los que cuida: “Tenemos 35 ancianos, pobres, los más pobres, en este momento no fácil que nos toca vivir, no podemos ni debemos salir de casa ni tampoco dejar entrar a nadie, sabemos que los ancianos son los más vulnerables a esta epidemia del coronavirus, tomamos todas las precauciones que nos dan, hasta ahora no tenemos ningún contagio, le pedimos al Señor nos libre en todo momento. En nuestra congregación, Hermanitas de los Pobres, vivimos de limosna. Las hermanitas salen a pedir, la gente es muy buena, ahora que no podemos salir confiamos plenamente en la Providencia de Dios que no nos falte nada para nuestros ancianos”. La hermana Paloma Fernández-Heredia tiene 81 años y junto a otras cinco hermanas mayores se ha visto obligada a confinarse en la casa, sin que nadie cercano haya tenido la enfermedad.

La hermana Vicenta Gutiérrez, Misionera Dominica del Rosario, explica que “cuando el gobierno decretó el estado de emergencia y cerraron los centros educativos nos pareció precipitado, pero la realidad nos dice que tuvo razón”. Cuenta que Perú “no tiene una organización sanitaria eficiente, pero están haciendo lo que pueden, hay gente muy entregada en este servicio. Estamos en emergencia y con toque de queda de 8 pm a 5am. No debemos salir de casa, sólo a la farmacia, mercado, motivo de salud, pero hay gente que no acata las normas y han sido detenidos 3.000. Hay colas en los establecimientos. Hay dos infectados en Chiclayo. Ayer pasó un camión militar varias veces, llamándonos a la responsabilidad y exigiendo que llevemos mascarilla si vamos a la calle justificadamente”.

Por su parte, a María Teresa Calzada, Dominica de la Anunciata, la pandemia le pilló en España de visita a su familia. “Estoy preocupada”, dice, “porque en Pucallpa donde trabajo ha quedado sola una hermana. Después de preocuparme mucho y de orar he sacado una conclusión. Ante la imposibilidad de ir a mi ‘Misión’ este tiempo, que estoy segura se acabara bien ‘Porque para Dios nada hay imposible’, seré misionera como Santa Teresita y en vez de considerar este confinamiento como una cárcel intentaré verlo como un claustro donde se ora y se está unido a toda la humanidad que sufre”.

Fuente: OMPRESS-PERÚ (24-03-20)