• CONCURSO INFANCIA MISIONERA


    ¡Dales voz! Crea tu podcast
  • JORNADA DE LA INFANCIA MISIONERA


    26 de enero de 2020
  • "GUÍA COMPARTIR LA MISIÓN"


    Propuestas de voluntariado misionero
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles

martes, 28 de enero de 2020

Mora acogía una Vigilia Misionera para cooperar con la Misión de Villa El Salvador en Perú

La Parroquia "Santa María de Altagracia" de Mora ha acogido la celebración de una Vigilia Misionera con el objetivo de cooperar con la Misión de Villa El Salvador, en Perú, y contribuir al proyecto emprendido por los misioneros diocesanos de Toledo en la Parroquia "Cristo de Pachacamilla".


La Vigilia Misionera tuvo lugar en la Ermita del Santísimo Cristo de la Vera Cruz de Mora, contando con la implicación de la Residencia de Ancianos Purísima Concepción y Santiago, en la que desarrollan su labor asistencial las Religiosas Franciscanas de la Purísima.

Con gran participación daba comienzo la Vigilia, que estuvo presidida y dirigida por el sacerdote César Gallardo de Gracia, que durante cuatro años fue misionero en Perú, en los Seminarios Mayor y Menor de la Prelatura de Moyobamba. En la actualidad César es director adjunto del Colegio Stmo. Cristo de la Sangre de Torrijos y Administrador Parroquial de Gerindote.

Después de la Exposición del Santísimo, y guiados por César, hubo lectura del Evangelio, reflexión y oración. Todo ello acompañado con los cantos del Coro Parroquial titular de la Ermita del Stmo. Cristo de la Vera Cruz.

Concluyó esta Vigilia con la celebración de un encuentro misionero, en el que, con proyección de fotos, se informó de las acciones realizadas en la Parroquia “Cristo de Pachacamilla” de la Misión de Villa El Salvador. Éstas han sido financiadas, entre otras instituciones y personas, por el Grupo Parroquial de Cáritas y fieles de la Parroquia de Mora.


Informó de ellas el Misionero Eulalio Martín-Tadeo Viguera, portador de las donaciones, pues ha estado ayudando en la Misión a los dos Sacerdotes toledanos de la misma, Padres Gustavo y Javier, durante 25 días en los meses de octubre y noviembre de 2019. Estas donaciones se han dirigido a financiar el proyecto de construcción de un nuevo Templo Parroquial, pues el actual está muy peligroso al estar afectado por la enfermedad del cemento, y a financiar varias acciones de necesidades sociales urgentes.

César Gallardo dejó constancia, con su testimonio misionero, de la importantísima labor evangelizadora que desarrollan los misioneros en todos los territorios de Misión. En este caso en los Seminarios Mayor y Menor de la Prelatura de Moyobamba en la Selva de Perú. Explicó además que en los mismos se forman jóvenes para ser sacerdotes y la inmensa alegría que produce ver los frutos de esta Evangelización y Formación cuando son ordenados Sacerdotes dichos jóvenes. Se proyectó un vídeo informativo de las actividades de los seminaristas en los seminarios.


martes, 21 de enero de 2020

Infancia Misionera, escuela de sensibilización misionera para niños

Los niños hacen sus aportaciones, como fruto de un trabajo de sensibilización misionera, que se lleva a cabo en las parroquias y colegios. Según ha desgranado Calderón, Obras Misionales Pontificias ofrece a lo largo del año materiales a catequistas y profesores con el proyecto “Con Jesús, niño a la Misión”, en la que los niños españoles están conociendo al niño Jesús por los lugares geográficos que visitó en su infancia.


Este curso está centrado en Egipto (“Con Jesús a Egipto, ¡en marcha!”). Los niños españoles “viajan” con la Sagrada Familia a Egipto para descubrir el sentido misionero de este tiempo de huida y persecución. Egipto permite trabajar con los niños aspectos de actualidad como son las migraciones, la multiculturalidad y la familia. Desde OMP se ofrecen recursos para que los niños puedan rezar, informarse, y acompañar a Jesús en su huida; y crea un concurso nacional al año –en esta edición, de podcast-. Además, este año, como novedad, ha convocado un campamento de verano.

Así lo ha contado Monsterrat Prada, delegada diocesana de misiones en Zamora, que pone a pie de calle todas estas propuestas de Infancia Misionera para llegar a los niños de su diócesis. “Hay que hablar a los niños de hoy con el lenguaje de hoy”. Y por ello, intenta de una forma vivencial, que los niños aprendan a ser misioneros. Cerca de 700 niños de su diócesis se dan cita este sábado para vivir en primera persona el drama de los refugiados a través de un scape room. “¿Qué aporta Infancia Misionera a los niños de hoy?: Que aprendan a ser más abiertos, a conocer nuevas realidades, a interesarse por alguien más que por ellos mismos”, ha concluido.

Expedita Pérez, misionera: “En nombre de los refugiados en Egipto, os doy las gracias”

La Iglesia católica vela por la vida de millones de niños en todo el mundo. La misionera comboniana Expedita Pérez ha puesto rostro a algunos de ellos en la rueda de prensa de presentación de la Jornada de Infancia Misionera, que se celebra el próximo domingo 26 de enero. Niños refugiados en Egipto, que han huido de Sudán del Sur, y encuentran dignidad con las misioneras. Y no están solos, porque cuentan con las ayudas de Infancia Misionera, cuyo lema de este año es “Con Jesús a Egipto, ¡en marcha!”. Esta Obra Pontificia envió en 2019 a nivel mundial más de 15 millones y medio de euros -de los que cerca de dos millones salieron del bolsillo de los niños españoles- a más de 4 millones de niños en las misiones.


Gnok nació con los pies hacia atrás en Sudán del Sur. Cuando tuvo que huir, llegó a Egipto como refugiado, y allí conoció a la misionera comboniana Expedita Pérez. Ella le acompañó y consiguió que le pudieran operar hasta en cuatro ocasiones para colocar sus pies hacia delante. Su historia se une a la de Sucre, que perdió su brazo en un ascensor, y en el hospital no podían ponerle morfina por falta de medios económicos. Y se suma a miles de historias de niños que tienen que huir, y que son atendidos por los misioneros en Egipto.

Expedita Pérez ha vivido más de 15 años en Sudán y en Egipto, y conoce bien la realidad de los pequeños. “En la actualidad hay 248.000 refugiados en Egipto. 94.000 de ellos son niños, y cerca de 3.000 son menores no acompañados, han llegado solos”, ha explicado esta mañana en la rueda de prensa. La Iglesia católica les acoge, y les ofrece educación, alimentación y apoyo, ya que no pueden asistir a las escuelas públicas.  “Nosotros trabajamos con niños, pero en seguida entras en contacto con las familias enteras”, explica la misionera, quien da fe de las ayudas recibidas por Infancia Misionera. “En nombre de la Iglesia, y de los refugiados quería daros las gracias”.

“Infancia Misionera ayuda a que en los Territorios de Misión haya la posibilidad de que los niños crezcan con dignidad, y puedan conocer a Dios”, ha explicado José María Calderón, director nacional de Obras Misionales Pontificias, institución que lleva adelante Infancia Misionera. Tal como ha indicado, Infancia misionera es una red mundial de niños, presente en 120 países, que se forman en la misión y ayudan a los niños necesitados en las misiones.

En 2019, esta Obra Pontificia envió 15.59.363€ a las misiones, para apoyar 2.864 proyectos de ayuda a la infancia en los Territorios de Misión, de educación, salud, protección de la vida y alimentación y evangelización. De los bolsillos de los niños españoles salieron casi dos millones de euros. ¿Cómo es posible? Porque en Infancia Misionera los niños participan activamente en la misión de la Iglesia. “Infancia Misionera crea la conciencia en los niños de que son misioneros, son importantes a la hora de evangelizar”, ha afirmado Calderón.

Fuente: OMP España

viernes, 3 de enero de 2020

Desde Misiones Toledo: ¡Gracias Mons. Braulio Rodríguez Plaza!

La Dirección Diocesana de OMP Toledo, la Delegación Diocesana de Misiones y la ONGD Misión América en Castilla – La Mancha expresan su gratitud y cercanía con Don Braulio, por los diez años de entrega y dedicación a la Archidiócesis de Toledo y, de modo particular, por su compromiso en la renovación de la pastoral misionera diocesana.


Don Braulio, en estos años, ha impulsado de manera decidida la renovación de la pastoral misionera, aportando nuevas estrategias en la Delegación Diocesana de Misiones, a la vez que promoviendo de manera más original las campañas de las Obras Misionales Pontificias en la Archidiócesis de Toledo.

Un nuevo Consejo Diocesano de Misiones, el cambio y traslado de las instalaciones y sede de las OMP en Toledo, la puesta en marcha de iniciativas de la ONGD Misión América, el contacto constante con los misioneros y misioneras, la implantación de iniciativas formativas misioneras (entre ellas la Escuela de Formación Misionera y las charlas misioneras ofrecidas a las parroquias de la Diócesis), son algunas de las iniciativas que han contribuido para poner en estado permanente de misión a toda la Archidiócesis de Toledo.

Cabe destacar su labor al frente de la Comisión Episcopal de Misiones, que en dos mandatos ha presidido en la Conferencia Episcopal, en la que siempre ha estado al servicio de todos los misioneros españoles, con su alegre participación en todos los encuentros de empleados y voluntarios de OMP, de jóvenes misioneros y de cuantas iniciativas impulsadas por las OMP han surgido en España, como es la Semana de Misionología de Burgos.

El Mes Misionero Extraordinario, celebrado el pasado mes de octubre convocado por el Papa Francisco, ha sido un momento clave en el compromiso misionero de Mons. Braulio Rodríguez Plaza, que ha participado en todas las iniciativas programadas por la Delegación de Misiones de Toledo y las Obras Misionales Pontificias.

En los retiros misioneros, realizados en cada Vicaría y presididos por el propio don Braulio, han quedado reflejadas las líneas misioneras por las que seguirán trabajando todos los misioneros y misioneras repartidos por todo el mundo, por los que Mons. Rodríguez Plaza siempre ha pedido oraciones y también cooperación material, no solo en la colecta de la Jornada Mundial de las Misiones, sino ayudando a los misioneros en muchas de las iniciativas que ayudan a la evangelización y al desarrollo humano sostenible.

Gracias don Braulio, de la familia misionera de Toledo, que siempre le tendrán presente en sus oraciones, agradeciendo la ayuda inestimable que ha servido para avanzar en la pastoral misionera de Toledo.

miércoles, 11 de diciembre de 2019

Comienza el centenario del Instituto Español de Misiones Extranjeras, “Sacerdotes diocesanos ha100do misión”


El pasado martes 3 de diciembre se abría oficialmente el año del centenario del Instituto Español de Misiones Extranjeras, IEME, con motivo de la fiesta de San Francisco Javier. En la sede del Instituto, en la calle Ferrer del Río de Madrid, se celebró la Eucaristía de apertura de los actos que, hasta diciembre de 2020, jalonarán esta efeméride. Presidida por el secretario de la Conferencia Episcopal Española, Mons. Luis Argüello, concelebraron todos los sacerdotes del IEME presentes en España. Durante el ofertorio se presentó el cartel que se ha elaborado con motivo del centenario que lleva el lema del mismo “Sacerdotes diocesanos ha100do misión”. También se presentó la carta que el Papa Benedicto XV escribió en 1919 al entonces arzobispo de Burgos, pidiéndole la creación del seminario hispano americano para fomentar la vocación misionera de los sacerdotes.

Se cumplen 100 años desde que el papa Benedicto XV escribiera aquella carta a Mons. Juan Benlloch, arzobispo de Burgos. En el seminario que el Papa pedía que se abriera los seminaristas podrían recibir una formación adecuada para su futuro como misioneros. Acababa de terminar la Primera Guerra Mundial, esta “guerra tan monstruosa” había mermado, en palabras del Papa, el número de “los pregoneros del Evangelio”, por eso, era necesario formar a “jóvenes escogidos del clero que se sintieran llamados a la evangelización”. Era el 30 de abril de 1919.

Aquella petición fue el germen del Seminario de Misiones Extranjeras, cuyo impulsor fue el sacerdote burgalés Gerardo Villota. Años más tarde nacería el IEME, el Instituto Español de Misiones Extranjeras, verdadero cauce misionero para los sacerdotes diocesanos españoles que en estos 100 años han seguido su vocación misionera en América y África. La misión ad gentes ya no era una tarea reservada a las religiosas y religiosos. Esta apertura a la misión de los sacerdotes diocesanos abriría también la puerta a futuros cambios de mentalidad en la Iglesia, como los sacerdotes diocesanos Fidei Donum, inspirados en la encíclica del mismo nombre de 1957. Y, tras el concilio, la apertura a la misión de cada bautizado, que recoge el mismo lema del Mes Misionero Extraordinario de este pasado octubre: “Bautizados y enviados”.

En la actualidad el Instituto Español de Misiones Extranjeras (IEME) cuenta con más de 100 sacerdotes diseminados por varios países de América, África y Asia. Mantienen su carácter de sacerdotes diocesanos por lo que no pierden el vínculo con su Iglesia española de origen y establecen nuevas relaciones con los obispos de los lugares donde ejercen la misión. El trabajo apostólico de estos sacerdotes siempre se realiza en asociación con otros compañeros, que forman grupos de misión en los lugares donde son destinados.

PROGRAMA DEL CENTENARIO

Fuente: OMPress


domingo, 24 de noviembre de 2019

Misioneros de la Escuela de Formación Misionera visitan Toledo

Durante la visita, donde han participado en la Eucaristía en el Monasterio de Santo Domingo el Real, han estado acompañados por miembros de la Delegación Diocesana de Misiones, de la Dirección Diocesana de OMP y de la ONGD Misión América en Castilla – La Mancha


En la Escuela de Formación Misionera este año han contado entre su profesorado con Miguel Ángel Dionisio Vivas y Fernando Redondo Benito

Como fruto de la cooperación con la Escuela de Formación Misionera de la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo, la Dirección Diocesana de OMP y la ONGD Misión América en Castilla – La Mancha, alumnos misioneros de esta escuela misionera han visitado Toledo, para conocer de primera mano la historia y la cultura de la ciudad, a la vez que profundizar en aspectos de la animación misionera y de los proyectos misioneros que se impulsan desde la Archidiócesis de Toledo.

Durante la visita a Toledo, en la que han estado acompañados por miembros de la Delegación Diocesana de Misiones, de la Dirección Diocesana de OMP y de la ONGD Misión América en Castilla – La Mancha, entre ellos Fernando Redondo Benito, han podido descubrir el Monasterio de Santo Domingo el Real, donde han participado en la Eucaristía, y el Monasterio de Santo Domingo el Antiguo.

La Escuela de Formación Misionera, es una institución de formación misionera de la Iglesia católica, abierta a quienes desean vivir su vocación en la misión Ad Gentes, que tiene como objetivos ofrecer un espacio de reflexión y formación misionera y vivir la dinámica de la misión abiertos a la universalidad de la Iglesia.

Este año se han incorporado como profesores de la Escuela de Formación Misionera los toledanos Miguel Ángel Dionisio Vivas y Fernando Redondo Benito, que respectivamente han introducido a los alumnos tanto en la Historia de la Iglesia como en la animación misionera, además de en la convocatoria concreta del Papa Francisco para el Mes Misionero Extraordinario del pasado mes de octubre 2019.

Los alumnos de la Escuela de Formación Misionera, que han visitado Toledo, se están preparando de forma inmediata para un proyecto de evangelización en comunión y solidaridad que desarrollarán, entre otros territorios de misión, en Zimbabue, República Democrática del Congo, Perú, Honduras, México, Brasil..., en una dinámica misionera desde el encuentro, la convivencia y el compartir.

Esta actividad misionera de acogida de misioneros y misioneras, por parte de Misiones Toledo, suele ser una de las actividades centrales de acompañamiento que a lo largo del año recibe a la variedad de vocaciones que se viven en la Iglesia (religiosos y religiosas, laicos y laicas, sacerdotes), haciendo siempre manifiesta la alegría del Evangelio que les embarca a la generosa entrega de su vida.

En los últimos meses, gracias al Mes Misionero Extraordinario, se han recibido la visita misionera de misioneros de la Fraternidad Misionera Verbum Dei, de los Misioneros Javerianos y en esta ocasión de diferentes realidades comprendidas en la Escuela de Formación Misionera.


sábado, 9 de noviembre de 2019

La Vicaría para el Clero y Misiones Toledo animan la formación misionera entre los sacerdotes toledanos

Con la participación del profesor Juan Carlos Carvajal Blanco, de la Universidad Eclesiástica de San Dámaso de Madrid



La ponencia “Una parroquia convocada por una palabra que introduce en el misterio de la fe” ha servido para reflexionar sobre la dimensión misionera en las parroquias de la Archidiócesis de Toledo

            La Casa Sacerdotal “Cardenal Marcelo” de Toledo acogía la celebración de una nueva actividad formativa misionera dirigida a los sacerdotes, en esta ocasión organizada de manera conjunta por la Vicaría Episcopal para el Clero, la Delegación de Misiones de Toledo y la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias, cuyo momento central ha sido la ponencia “Una parroquia convocada por una palabra que introduce en el misterio de la fe” impartida por el profesor Juan Carlos Carvajal Blanco, de la Universidad Eclesiástica de San Dámaso de Madrid.

            Actividad formativa que es el primer fruto concreto del Mes Misionero Extraordinario, recientemente celebrado en la Archidiócesis de Toledo, secundando la convocatoria del Papa Francisco, y que ahora tiene su proyección en diferentes actividades que seguirán fomentando la animación y la formación misionera en todos los ámbitos de la pastoral diocesana.


            Junto al ponente, Carvajal Blanco, y a Álvaro García Paniagua, Vicario Episcopal para el Clero, y Jesús López Muñoz, Director Diocesano de Obras Misionales Pontificias, el grupo de sacerdotes participantes de esta actividad formativa han podido reflexionar sobre la Iglesia como convocatoria realizada por la Palabra de Dios y acogida en la fe. Además de dialogar sobre algunos interrogantes que ayudan en el ámbito de la pastoral misionera de la Iglesia, como ¿qué actualiza la Palabra que tiene el poder de generar esa respuesta en la que queda implicada toda la persona?, ¿qué es lo que hay en el hombre que le hace oyente de la Palabra divina?, y ¿qué relaciones crea esa palabra que constituye en torno a ella una comunidad de escucha, de obediencia y testimonio?

            Cuestiones fundamentales que ha abordado el profesor Juan Carlos Carvajal, haciendo comprender el potencial misionero de las parroquias y las claves para que se renueven desde el servicio que prestan a la misión de la Iglesia.

            Entre otros aspectos relevantes, Carvajal ha profundizado en la Palabra de Dios como acontecimiento, insistiendo en “la necesidad de poner en correlación la Palabra divina y la experiencia humana para que los discípulos se encuentren con Cristo y se identifiquen con su Maestro”. Desde ahí afirmaba como metodología la cuestión de “rasgar la experiencia humana”, ya que “el capital que posee todo ser humano es su experiencia de vida. Una experiencia que si bien no siempre está comprendida y asimilada, está preñada de razones y sentimientos, de anhelos y decepciones, de dolor y de alegría…”, en ese sentido Carvajal destaca que “la proclamación de la Palabra de Dios, en cualquiera de sus formas (primer anuncio, catequesis, homilía, lectio divina…), siempre es un tajo en la experiencia humana, que con la gracia de Dios la rasga y la abre de su autosuficiencia”, por lo que “una irrupción de la Palabra divina que saca a la luz su verdadera actitud que tiene el hombre ante Dios”.


            Con el agradecimiento por la participación del profesor Carvajal Blanco en esta actividad formativa misionera dirigida a sacerdotes, la Delegación de Misiones de Toledo y la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias prosiguen sus actividades para seguir consolidando la dimensión misionera de la Archidiócesis de Toledo, poniendo a todos en permanente estado de misión.

Avanzando en el proyecto misionero del Santuario – Parroquia “Cristo de Pachacamilla” en la Diócesis de Lurín (Perú)

            Otros los frutos y aspectos concretos del Mes Misionero Extraordinario es el signo de cooperación material en el que están participando varias parroquias de la Archidiócesis de Toledo, junto a personas y grupos, que quieren contribuir en la recuperación del Santuario – Parroquia “Cristo de Pachacamilla” en la Diócesis de Lurín (Perú).

            Es el caso de la Parroquia de Valmojado, que con su “Guarrillo solidario”, una hucha con la forma de cerdito que fue abierta públicamente por el párroco, han logrado 1400 Euros que se han puesto a disposición del proyecto misionero que se realiza en la Parroquia “Cristo de Pachacamilla”.

            Para poder cooperar con este proyecto misionero se pueden conocer más detalles en la Delegación de Misiones de Toledo, escribiendo directamente a su correo electrónico misiones@architoledo.org .


martes, 29 de octubre de 2019

¡Ya está aquí el concurso de Infancia Misionera!



Se acerca la Jornada de Infancia Misionera que, en su edición de 2020, tendrá como lema: “Con Jesús a Egipto: ¡En marcha!”. De la mano de Jesús, y su huida a Egipto, nos acercaremos a la realidad de las migraciones forzosas. Y por ello, en Gesto anunciamos con entusiasmo que ya está abierta la convocatoria del séptimo concurso de Infancia Misionera: “¡Dales voz! Crea tu podcast”.

En esta edición nos invitan a ponernos, una vez más, en modo misionero-reportero para que preparemos un PODCAST sobre la huida de Jesús y la realidad actual de las migraciones.

Si tienes entre 6 y 12 años y estás dispuesto a ser la voz de tantos que lo pasan mal… ¡PARTICIPA CON TUS AMIGOS!  Vuestro programa se escuchará por la radio y podréis ganar tablets y auriculares bluetooth.

En este enlace encontrarás toda la información que necesitas para ello: https://www.omp.es/concurso-infancia-misionera/ .



domingo, 27 de octubre de 2019

Arzobispo de Toledo clausura en la Catedral las actividades diocesanas del Mes Misionero Extraordinario

Durante la celebración misionera, que ha acogido la Santa Iglesia Catedral Primada, el prelado toledano ha realizado el envío misionero de los agentes de pastoral y de dos sacerdotes misioneros que parten a la Prelatura de Moyobamba (Perú)



  • Don Braulio afirma que “el cristiano siempre va los demás”, como testimonio real de la Iglesia en salida.
  • Destacaba el Arzobispo toledano que “cuantos hoy vais a sentiros enviados por vuestro Obispo, no olvidéis que cada uno de vosotros es una misión en esta tierra, por eso pedimos para vosotros ánimo, porque tenéis que testimoniar que todos somos hijos del Padre y muchos no lo saben”.
  • El próximo sábado, 9 de noviembre, en la Casa Sacerdotal de Toledo, se celebrará una jornada formativa misionera dirigida a sacerdotes, con la conferencia central del profesor Juan Carlos Carvajal, de la Universidad Eclesiástica de San Dámaso

Este domingo, la Santa Iglesia Catedral Primada ha acogido la clausura de las actividades diocesanas del Mes Misionero Extraordinario, que durante todo el mes de octubre se han realizado bajo las indicaciones y la convocatoria del Papa Francisco, con el lema “Bautizados y enviados”. Las actividades han tocado todas las dimensiones del Mes Misionero Extraordinario, como son la oración, los testimonios, la formación y la caridad – solidaridad misionera, con una gran acogida en todas las realidades diocesanas.


En el acto de clausura, que ha consistido en la celebración de la Santa Misa y el envío de los agentes de pastoral diocesanos, el Arzobispo de Toledo, Mons. Braulio Rodríguez Plaza, también ha realizado el envío de dos sacerdotes misioneros, Miguel Ángel Gómez y David Sánchez, que parten en breve a la Prelatura de Moyobamba (Perú), donde desarrollarán su labor pastoral y evangelizadora.

A ellos, tanto a los dos presbíteros misioneros como al resto de agentes de pastoral misioneros, les exhortaba el prelado toledano: “David, Miguel Ángel, cuantos hoy vais a sentiros enviados por vuestro Obispo, no olvidéis que cada uno de vosotros es una misión en esta tierra, por eso pedimos para vosotros ánimo, porque tenéis que testimoniar que todos somos hijos del Padre y muchos no lo saben”.

En la ceremonia el Arzobispo de Toledo ha estado acompañado del Vicario General, Francisco César García Magán, los Vicarios Episcopales de La Mancha, la Sagra y el Clero, respectivamente Emilio Palomo, Eugenio Isabel y Álvaro García, el director diocesano de OMP, Jesús López, el delegado de Catequesis, José Zarco, miembros del Cabildo de la Santa Iglesia Catedral Primada, entre ellos el Deán, Juan Miguel Ferrer, además de sacerdotes y fieles llegados de toda la Archidiócesis toledana, comprometidos con la animación misionera y diferentes servicios a la Iglesia, como son la enseñanza, la catequesis, la religiosidad popular.





El Arzobispo de Toledo, Mons. Braulio Rodríguez Plaza, ha agradecido el trabajo de toda la Diócesis de Toledo durante el Mes Misionero Extraordinario, destacando cómo “Dios nos ha dado una capacidad, desde el Bautismo, que es la de salir de nosotros, para llevar lo bueno, lo grande, lo maravillo de la fe, Jesucristo, a todo el mundo, a los demás”, como ha quedado de manifiesto en todas las actividades organizadas por la dirección diocesana de Obras Misionales Pontificias.

Con humildad y cariño, sabiendo que lo importante es verdaderamente ayudar, don Braulio destacaba el envío de los “dos hermanos nuestros presbíteros, David y Miguel Ángel, a que vayan a trabajar a otra Iglesia Local, a la Prelatura de Moyobamba, que están aquí para que verdaderamente se viva el Evangelio y la Palabra de Cristo”.

A los agentes de pastoral que también han sido enviados en esta clausura del Mes Misionero Extraordinario, agradecía a todos “los que trabajáis en la Iglesia y que queréis, y además pedís, que exista este envío misionero, sabiendo que lo primero que tenemos que hacer es acercarnos siempre a Dios y a los demás”. Señalaba que “estamos llamados a acercarnos a Dios en el silencio, en la oración, tomando distancia de las habladurías y los chismes, que contaminan tanto a la Iglesia y a la sociedad”, afirmando que “no olvidemos hermanos lo que siempre prevalece: Dios y nuestros hermanos”.



En el corazón del Mes Misionero Extraordinario, pedía el Arzobispo de Toledo que “preguntémonos todos, ¿qué es lo que cuenta para mí en la vida?, ¿Cuáles son las cumbres que deseo alcanzar? Cuando se sube a una montaña, no se puede subir bien si se está cargado de cosas, así es en la vida necesario aligerarse de lo que no sirve, es también el secreto de la misión, a la que nos envía la Iglesia, para partir se necesita dejar, para anunciar se necesita renunciar, el anuncio creíble no está en hermosas palabras sino en una vida buena, una vida de servicio, renunciando a muchas cosas materiales que empequeñece el corazón, que nos esclavizan, que no nos dan felicidad”.

Proseguía interpelando el prelado toledano, “¿Cómo es nuestra vida hermanos? ¿Se renuncia a los equipajes de la mundanidad para ir al Señor? Nuestro camino, ¿es de subida o es de escalada? Tenemos que ir a todas las naciones, a todos los pueblos, es el mandato que hemos recibido del Señor, “id todos”, porque Cristo siempre repite la palabra todos”.

Es ponerse en movimiento, afirma don Braulio, porque “el cristiano está siempre en movimiento, en salida, lo que nos manda Jesús es id y que no nos quedemos aquí tranquilitos”. En definitiva, “es ir siempre al encuentro de todas las personas, porque el cristiano siempre va a los demás”.

Concluía don Braulio destacando que “la Iglesia anuncia a Dios solo si vive como discípula, al igual que los discípulos misioneros solo anuncian desde la Iglesia con otros discípulos misioneros, mostrando con la vida, con el testimonio, sin cansarnos, todo lo bueno del Evangelio”.

Nueva actividad formativa de la Delegación Diocesana de Misiones

El próximo sábado, 9 de noviembre, la Delegación Diocesana de Misiones junto a la Vicaría para el Clero, en la Casa Sacerdotal de Toledo, han organizado una actividad formativa que consistirá en la ponencia de Juan Carlos Carvajal Blanco, profesor de la Facultad de Teología de la Universidad Eclesiástica de San Dámaso de Madrid, titulada “Una parroquia convocada por un apalabra que introduce en el misterio de la fe”, que enlazará el Mes Misionero Extraordinario con la pastoral ordinaria, que es la pastoral misionera de la Iglesia.

La Iglesia es convocatoria, convocatoria realizada por la Palabra de Dios acogida en la fe. ¿Qué actualiza la Palabra que tiene el poder de generar esa respuesta en la que queda implicada toda la persona? ¿Qué es lo que hay en el hombre que le hace oyente de la Palabra divina? ¿Qué relaciones crea esa palabra que constituye en torno a ella una comunidad de escucha, de obediencia y testimonio?... Estas son algunas de las cuestiones fundamentales que es preciso reflexionar para comprender el potencial misionero que tiene los diversos modos de proclamar la Palabra en las parroquias. Sobre estos fundamentos encontraremos las claves para que nuestras comunidades parroquiales se renueven desde el mismo servicio que hoy ya prestan a la Palabra evangélica.

El Mes Misionero Extraordinario en Toledo

Desde la Delegación Diocesana de Misiones y la Dirección Diocesana de Misiones se valora positivamente las actividades realizadas con motivo del Mes Misionero Extraordinario.

Los retiros por Vicarías realizados, en Talavera de la Reina, Toledo, Villacañas e Illescas, las actividades de animación misionera en Colegios, en Toledo y Talavera de la Reina, los testimonios misioneros dentro y fuera de la Diócesis, apoyando, junto a la ONGD Misión América, la celebración del Mes Misionero Extraordinario en otros lugares, como Zaragoza, Palencia, Madrid, Cuenca y Ávila, son algunas de las actividades misioneras que más acogida han tenido y que han contribuido a la oración y a la formación misionera que pedía el Papa Francisco en todo el mundo.

Por otra parte, la propia celebración del DOMUND, y los actos de apertura y clausura del Mes Misionero Extraordinario, han testimoniado la necesidad de seguir poniendo a la Archidiócesis de Toledo en salida, en estado de misión, para hacer y favorecer el encuentro con Cristo, que verdaderamente vivo y resucitado está interpelando a todas las personas en el siglo XXI.

miércoles, 23 de octubre de 2019

Falleció monseñor José Demetrio Jiménez, obispo de Cafayate, misionero natural de Los Cerralbos (Toledo)

Mons. José Demetrio Jiménez había nacido en Los Cerralbos (Toledo) y pertenecía a la Orden de San Agustín. Desde el 2014 ejercía el ministerio episcopal en el valle calchaquí.


  • Luego de varios meses de luchar contra una enfermedad terminal, falleció este miércoles 23 de octubre el Obispo Prelado de Cafayate, Monseñor José Demetrio Jiménez.
  • La Delegación de Misiones de Toledo y la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias transmiten su oración por el eterno descanso del misionero Mons. José Demetrio Jiménez, a la vez que hace presente su cercanía con su familia de Los Cerralbos, su familia de la Orden de San Agustín y todos aquellos que han compartido su vocación y entrega en todo el mundo.
  • Desde Toledo los últimos años se habían respaldado los proyectos educativos que Mons. José Demetrio Jiménez desarrollaba en la Prelatura de Cafayate.
El 8 de octubre pasado el obispo perteneciente a la Orden de San Agustín había cumplido 56 años y había participado de la celebración de la fiesta patronal en la localidad del valle calchaquí pese a su estado de salud.

Gran parte de este año se la pasó alejado de la Prelatura que tenía a cargo, ya que debió seguir un riguroso tratamiento en Buenos Aires en donde finalmente falleció.

Desde la Prelatura de Cafayate se informó que sus restos serán llevados a la localidad vallista para ser sepultados aunque todavía no confirmaron ni el día ni la hora.

Monseñor Jiménez había nacido en Los Cerralbos, Toledo, España el 8 de octubre de 1963 y había sido ordenado sacerdote el 23 de julio de 1988 por la Orden de San Agustín en el monasterio Santa María de la Vid.

Fue elegido Obispo Prelado de Cafayate por el Papa Francisco y recibió la ordenación episcopal el 10 de mayo de 2014. En la Conferencia Episcopal era Delegado de la Región Pastoral Noroeste Argentino (NOA) y miembro de las comisiones de Fe y Cultura y de Pastoral Aborigen.



Datos bibliográficos

Monseñor José Demetrio Jiménez Sánchez Mariscal nació en Los Cerralbos, Toledo, España, el 8 de octubre de 1963; fue ordenado sacerdote en la Orden de San Agustín el 23 de julio de 1988 en el monasterio de Santa María de La Vid, España, por monseñor Nicolás Castellanos Franco OSA, obispo de Palencia; elegido obispo prelado de Cafayate el 10 de febrero de 2014 por el papa Francisco; recibió la ordenación episcopal el 10 de mayo de 2014 en el predio de la Serenata de Cafayate por monseñor Mariano Moreno García OSA, obispo prelado emérito de Cafayate (co-consagrantes: Card. Estanislao Esteban Karlic, arzobispo emérito de Paraná, y Mons. Mario Antonio Cargnello, arzobispo de Salta). Tomó posesión e inició su ministerio pastoral como cuarto obispo prelado de Cafayate ese mismo día. En la Conferencia Episcopal era delegado de la Región Pastoral Noroeste (NOA) y miembro de las comisiones de Fe y Cultura y de Pastoral Aborigen.