• CONCURSO INFANCIA MISIONERA


    ¡Dales voz! Crea tu podcast
  • ADVIENTO MISIONERO


    Materiales ya disponibles
  • "GUÍA COMPARTIR LA MISIÓN"


    Propuestas de voluntariado misionero
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles

sábado, 9 de noviembre de 2019

La Vicaría para el Clero y Misiones Toledo animan la formación misionera entre los sacerdotes toledanos

Con la participación del profesor Juan Carlos Carvajal Blanco, de la Universidad Eclesiástica de San Dámaso de Madrid



La ponencia “Una parroquia convocada por una palabra que introduce en el misterio de la fe” ha servido para reflexionar sobre la dimensión misionera en las parroquias de la Archidiócesis de Toledo

            La Casa Sacerdotal “Cardenal Marcelo” de Toledo acogía la celebración de una nueva actividad formativa misionera dirigida a los sacerdotes, en esta ocasión organizada de manera conjunta por la Vicaría Episcopal para el Clero, la Delegación de Misiones de Toledo y la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias, cuyo momento central ha sido la ponencia “Una parroquia convocada por una palabra que introduce en el misterio de la fe” impartida por el profesor Juan Carlos Carvajal Blanco, de la Universidad Eclesiástica de San Dámaso de Madrid.

            Actividad formativa que es el primer fruto concreto del Mes Misionero Extraordinario, recientemente celebrado en la Archidiócesis de Toledo, secundando la convocatoria del Papa Francisco, y que ahora tiene su proyección en diferentes actividades que seguirán fomentando la animación y la formación misionera en todos los ámbitos de la pastoral diocesana.


            Junto al ponente, Carvajal Blanco, y a Álvaro García Paniagua, Vicario Episcopal para el Clero, y Jesús López Muñoz, Director Diocesano de Obras Misionales Pontificias, el grupo de sacerdotes participantes de esta actividad formativa han podido reflexionar sobre la Iglesia como convocatoria realizada por la Palabra de Dios y acogida en la fe. Además de dialogar sobre algunos interrogantes que ayudan en el ámbito de la pastoral misionera de la Iglesia, como ¿qué actualiza la Palabra que tiene el poder de generar esa respuesta en la que queda implicada toda la persona?, ¿qué es lo que hay en el hombre que le hace oyente de la Palabra divina?, y ¿qué relaciones crea esa palabra que constituye en torno a ella una comunidad de escucha, de obediencia y testimonio?

            Cuestiones fundamentales que ha abordado el profesor Juan Carlos Carvajal, haciendo comprender el potencial misionero de las parroquias y las claves para que se renueven desde el servicio que prestan a la misión de la Iglesia.

            Entre otros aspectos relevantes, Carvajal ha profundizado en la Palabra de Dios como acontecimiento, insistiendo en “la necesidad de poner en correlación la Palabra divina y la experiencia humana para que los discípulos se encuentren con Cristo y se identifiquen con su Maestro”. Desde ahí afirmaba como metodología la cuestión de “rasgar la experiencia humana”, ya que “el capital que posee todo ser humano es su experiencia de vida. Una experiencia que si bien no siempre está comprendida y asimilada, está preñada de razones y sentimientos, de anhelos y decepciones, de dolor y de alegría…”, en ese sentido Carvajal destaca que “la proclamación de la Palabra de Dios, en cualquiera de sus formas (primer anuncio, catequesis, homilía, lectio divina…), siempre es un tajo en la experiencia humana, que con la gracia de Dios la rasga y la abre de su autosuficiencia”, por lo que “una irrupción de la Palabra divina que saca a la luz su verdadera actitud que tiene el hombre ante Dios”.


            Con el agradecimiento por la participación del profesor Carvajal Blanco en esta actividad formativa misionera dirigida a sacerdotes, la Delegación de Misiones de Toledo y la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias prosiguen sus actividades para seguir consolidando la dimensión misionera de la Archidiócesis de Toledo, poniendo a todos en permanente estado de misión.

Avanzando en el proyecto misionero del Santuario – Parroquia “Cristo de Pachacamilla” en la Diócesis de Lurín (Perú)

            Otros los frutos y aspectos concretos del Mes Misionero Extraordinario es el signo de cooperación material en el que están participando varias parroquias de la Archidiócesis de Toledo, junto a personas y grupos, que quieren contribuir en la recuperación del Santuario – Parroquia “Cristo de Pachacamilla” en la Diócesis de Lurín (Perú).

            Es el caso de la Parroquia de Valmojado, que con su “Guarrillo solidario”, una hucha con la forma de cerdito que fue abierta públicamente por el párroco, han logrado 1400 Euros que se han puesto a disposición del proyecto misionero que se realiza en la Parroquia “Cristo de Pachacamilla”.

            Para poder cooperar con este proyecto misionero se pueden conocer más detalles en la Delegación de Misiones de Toledo, escribiendo directamente a su correo electrónico misiones@architoledo.org .


martes, 29 de octubre de 2019

¡Ya está aquí el concurso de Infancia Misionera!



Se acerca la Jornada de Infancia Misionera que, en su edición de 2020, tendrá como lema: “Con Jesús a Egipto: ¡En marcha!”. De la mano de Jesús, y su huida a Egipto, nos acercaremos a la realidad de las migraciones forzosas. Y por ello, en Gesto anunciamos con entusiasmo que ya está abierta la convocatoria del séptimo concurso de Infancia Misionera: “¡Dales voz! Crea tu podcast”.

En esta edición nos invitan a ponernos, una vez más, en modo misionero-reportero para que preparemos un PODCAST sobre la huida de Jesús y la realidad actual de las migraciones.

Si tienes entre 6 y 12 años y estás dispuesto a ser la voz de tantos que lo pasan mal… ¡PARTICIPA CON TUS AMIGOS!  Vuestro programa se escuchará por la radio y podréis ganar tablets y auriculares bluetooth.

En este enlace encontrarás toda la información que necesitas para ello: https://www.omp.es/concurso-infancia-misionera/ .



domingo, 27 de octubre de 2019

Arzobispo de Toledo clausura en la Catedral las actividades diocesanas del Mes Misionero Extraordinario

Durante la celebración misionera, que ha acogido la Santa Iglesia Catedral Primada, el prelado toledano ha realizado el envío misionero de los agentes de pastoral y de dos sacerdotes misioneros que parten a la Prelatura de Moyobamba (Perú)



  • Don Braulio afirma que “el cristiano siempre va los demás”, como testimonio real de la Iglesia en salida.
  • Destacaba el Arzobispo toledano que “cuantos hoy vais a sentiros enviados por vuestro Obispo, no olvidéis que cada uno de vosotros es una misión en esta tierra, por eso pedimos para vosotros ánimo, porque tenéis que testimoniar que todos somos hijos del Padre y muchos no lo saben”.
  • El próximo sábado, 9 de noviembre, en la Casa Sacerdotal de Toledo, se celebrará una jornada formativa misionera dirigida a sacerdotes, con la conferencia central del profesor Juan Carlos Carvajal, de la Universidad Eclesiástica de San Dámaso

Este domingo, la Santa Iglesia Catedral Primada ha acogido la clausura de las actividades diocesanas del Mes Misionero Extraordinario, que durante todo el mes de octubre se han realizado bajo las indicaciones y la convocatoria del Papa Francisco, con el lema “Bautizados y enviados”. Las actividades han tocado todas las dimensiones del Mes Misionero Extraordinario, como son la oración, los testimonios, la formación y la caridad – solidaridad misionera, con una gran acogida en todas las realidades diocesanas.


En el acto de clausura, que ha consistido en la celebración de la Santa Misa y el envío de los agentes de pastoral diocesanos, el Arzobispo de Toledo, Mons. Braulio Rodríguez Plaza, también ha realizado el envío de dos sacerdotes misioneros, Miguel Ángel Gómez y David Sánchez, que parten en breve a la Prelatura de Moyobamba (Perú), donde desarrollarán su labor pastoral y evangelizadora.

A ellos, tanto a los dos presbíteros misioneros como al resto de agentes de pastoral misioneros, les exhortaba el prelado toledano: “David, Miguel Ángel, cuantos hoy vais a sentiros enviados por vuestro Obispo, no olvidéis que cada uno de vosotros es una misión en esta tierra, por eso pedimos para vosotros ánimo, porque tenéis que testimoniar que todos somos hijos del Padre y muchos no lo saben”.

En la ceremonia el Arzobispo de Toledo ha estado acompañado del Vicario General, Francisco César García Magán, los Vicarios Episcopales de La Mancha, la Sagra y el Clero, respectivamente Emilio Palomo, Eugenio Isabel y Álvaro García, el director diocesano de OMP, Jesús López, el delegado de Catequesis, José Zarco, miembros del Cabildo de la Santa Iglesia Catedral Primada, entre ellos el Deán, Juan Miguel Ferrer, además de sacerdotes y fieles llegados de toda la Archidiócesis toledana, comprometidos con la animación misionera y diferentes servicios a la Iglesia, como son la enseñanza, la catequesis, la religiosidad popular.





El Arzobispo de Toledo, Mons. Braulio Rodríguez Plaza, ha agradecido el trabajo de toda la Diócesis de Toledo durante el Mes Misionero Extraordinario, destacando cómo “Dios nos ha dado una capacidad, desde el Bautismo, que es la de salir de nosotros, para llevar lo bueno, lo grande, lo maravillo de la fe, Jesucristo, a todo el mundo, a los demás”, como ha quedado de manifiesto en todas las actividades organizadas por la dirección diocesana de Obras Misionales Pontificias.

Con humildad y cariño, sabiendo que lo importante es verdaderamente ayudar, don Braulio destacaba el envío de los “dos hermanos nuestros presbíteros, David y Miguel Ángel, a que vayan a trabajar a otra Iglesia Local, a la Prelatura de Moyobamba, que están aquí para que verdaderamente se viva el Evangelio y la Palabra de Cristo”.

A los agentes de pastoral que también han sido enviados en esta clausura del Mes Misionero Extraordinario, agradecía a todos “los que trabajáis en la Iglesia y que queréis, y además pedís, que exista este envío misionero, sabiendo que lo primero que tenemos que hacer es acercarnos siempre a Dios y a los demás”. Señalaba que “estamos llamados a acercarnos a Dios en el silencio, en la oración, tomando distancia de las habladurías y los chismes, que contaminan tanto a la Iglesia y a la sociedad”, afirmando que “no olvidemos hermanos lo que siempre prevalece: Dios y nuestros hermanos”.



En el corazón del Mes Misionero Extraordinario, pedía el Arzobispo de Toledo que “preguntémonos todos, ¿qué es lo que cuenta para mí en la vida?, ¿Cuáles son las cumbres que deseo alcanzar? Cuando se sube a una montaña, no se puede subir bien si se está cargado de cosas, así es en la vida necesario aligerarse de lo que no sirve, es también el secreto de la misión, a la que nos envía la Iglesia, para partir se necesita dejar, para anunciar se necesita renunciar, el anuncio creíble no está en hermosas palabras sino en una vida buena, una vida de servicio, renunciando a muchas cosas materiales que empequeñece el corazón, que nos esclavizan, que no nos dan felicidad”.

Proseguía interpelando el prelado toledano, “¿Cómo es nuestra vida hermanos? ¿Se renuncia a los equipajes de la mundanidad para ir al Señor? Nuestro camino, ¿es de subida o es de escalada? Tenemos que ir a todas las naciones, a todos los pueblos, es el mandato que hemos recibido del Señor, “id todos”, porque Cristo siempre repite la palabra todos”.

Es ponerse en movimiento, afirma don Braulio, porque “el cristiano está siempre en movimiento, en salida, lo que nos manda Jesús es id y que no nos quedemos aquí tranquilitos”. En definitiva, “es ir siempre al encuentro de todas las personas, porque el cristiano siempre va a los demás”.

Concluía don Braulio destacando que “la Iglesia anuncia a Dios solo si vive como discípula, al igual que los discípulos misioneros solo anuncian desde la Iglesia con otros discípulos misioneros, mostrando con la vida, con el testimonio, sin cansarnos, todo lo bueno del Evangelio”.

Nueva actividad formativa de la Delegación Diocesana de Misiones

El próximo sábado, 9 de noviembre, la Delegación Diocesana de Misiones junto a la Vicaría para el Clero, en la Casa Sacerdotal de Toledo, han organizado una actividad formativa que consistirá en la ponencia de Juan Carlos Carvajal Blanco, profesor de la Facultad de Teología de la Universidad Eclesiástica de San Dámaso de Madrid, titulada “Una parroquia convocada por un apalabra que introduce en el misterio de la fe”, que enlazará el Mes Misionero Extraordinario con la pastoral ordinaria, que es la pastoral misionera de la Iglesia.

La Iglesia es convocatoria, convocatoria realizada por la Palabra de Dios acogida en la fe. ¿Qué actualiza la Palabra que tiene el poder de generar esa respuesta en la que queda implicada toda la persona? ¿Qué es lo que hay en el hombre que le hace oyente de la Palabra divina? ¿Qué relaciones crea esa palabra que constituye en torno a ella una comunidad de escucha, de obediencia y testimonio?... Estas son algunas de las cuestiones fundamentales que es preciso reflexionar para comprender el potencial misionero que tiene los diversos modos de proclamar la Palabra en las parroquias. Sobre estos fundamentos encontraremos las claves para que nuestras comunidades parroquiales se renueven desde el mismo servicio que hoy ya prestan a la Palabra evangélica.

El Mes Misionero Extraordinario en Toledo

Desde la Delegación Diocesana de Misiones y la Dirección Diocesana de Misiones se valora positivamente las actividades realizadas con motivo del Mes Misionero Extraordinario.

Los retiros por Vicarías realizados, en Talavera de la Reina, Toledo, Villacañas e Illescas, las actividades de animación misionera en Colegios, en Toledo y Talavera de la Reina, los testimonios misioneros dentro y fuera de la Diócesis, apoyando, junto a la ONGD Misión América, la celebración del Mes Misionero Extraordinario en otros lugares, como Zaragoza, Palencia, Madrid, Cuenca y Ávila, son algunas de las actividades misioneras que más acogida han tenido y que han contribuido a la oración y a la formación misionera que pedía el Papa Francisco en todo el mundo.

Por otra parte, la propia celebración del DOMUND, y los actos de apertura y clausura del Mes Misionero Extraordinario, han testimoniado la necesidad de seguir poniendo a la Archidiócesis de Toledo en salida, en estado de misión, para hacer y favorecer el encuentro con Cristo, que verdaderamente vivo y resucitado está interpelando a todas las personas en el siglo XXI.

miércoles, 23 de octubre de 2019

Falleció monseñor José Demetrio Jiménez, obispo de Cafayate, misionero natural de Los Cerralbos (Toledo)

Mons. José Demetrio Jiménez había nacido en Los Cerralbos (Toledo) y pertenecía a la Orden de San Agustín. Desde el 2014 ejercía el ministerio episcopal en el valle calchaquí.


  • Luego de varios meses de luchar contra una enfermedad terminal, falleció este miércoles 23 de octubre el Obispo Prelado de Cafayate, Monseñor José Demetrio Jiménez.
  • La Delegación de Misiones de Toledo y la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias transmiten su oración por el eterno descanso del misionero Mons. José Demetrio Jiménez, a la vez que hace presente su cercanía con su familia de Los Cerralbos, su familia de la Orden de San Agustín y todos aquellos que han compartido su vocación y entrega en todo el mundo.
  • Desde Toledo los últimos años se habían respaldado los proyectos educativos que Mons. José Demetrio Jiménez desarrollaba en la Prelatura de Cafayate.
El 8 de octubre pasado el obispo perteneciente a la Orden de San Agustín había cumplido 56 años y había participado de la celebración de la fiesta patronal en la localidad del valle calchaquí pese a su estado de salud.

Gran parte de este año se la pasó alejado de la Prelatura que tenía a cargo, ya que debió seguir un riguroso tratamiento en Buenos Aires en donde finalmente falleció.

Desde la Prelatura de Cafayate se informó que sus restos serán llevados a la localidad vallista para ser sepultados aunque todavía no confirmaron ni el día ni la hora.

Monseñor Jiménez había nacido en Los Cerralbos, Toledo, España el 8 de octubre de 1963 y había sido ordenado sacerdote el 23 de julio de 1988 por la Orden de San Agustín en el monasterio Santa María de la Vid.

Fue elegido Obispo Prelado de Cafayate por el Papa Francisco y recibió la ordenación episcopal el 10 de mayo de 2014. En la Conferencia Episcopal era Delegado de la Región Pastoral Noroeste Argentino (NOA) y miembro de las comisiones de Fe y Cultura y de Pastoral Aborigen.



Datos bibliográficos

Monseñor José Demetrio Jiménez Sánchez Mariscal nació en Los Cerralbos, Toledo, España, el 8 de octubre de 1963; fue ordenado sacerdote en la Orden de San Agustín el 23 de julio de 1988 en el monasterio de Santa María de La Vid, España, por monseñor Nicolás Castellanos Franco OSA, obispo de Palencia; elegido obispo prelado de Cafayate el 10 de febrero de 2014 por el papa Francisco; recibió la ordenación episcopal el 10 de mayo de 2014 en el predio de la Serenata de Cafayate por monseñor Mariano Moreno García OSA, obispo prelado emérito de Cafayate (co-consagrantes: Card. Estanislao Esteban Karlic, arzobispo emérito de Paraná, y Mons. Mario Antonio Cargnello, arzobispo de Salta). Tomó posesión e inició su ministerio pastoral como cuarto obispo prelado de Cafayate ese mismo día. En la Conferencia Episcopal era delegado de la Región Pastoral Noroeste (NOA) y miembro de las comisiones de Fe y Cultura y de Pastoral Aborigen.




domingo, 20 de octubre de 2019

El Arzobispo de Toledo exhorta en la celebración del DOMUND: “¡Despertad cristianos!”


Arzobispo de Toledo preside la Santa Misa en la Catedral de Toledo con la que se ha vivido el momento central de la Jornada Mundial de las Misiones en la Archidiócesis de Toledo


            La Archidiócesis de Toledo ha celebrado de “modo extraordinario” la Jornada Mundial de las Misiones, conocida popularmente como DOMUND. Una jornada, que con el lema “Bautizados y enviados”, se encuentra enmarcada este año en el Mes Misionero Extraordinario, convocado por el Papa Francisco para revitalizar la misión ad gentes y la pastoral misionera en la Iglesia.

            El DOMUND sirve además para mantener vivo el trabajo evangelizador y caritativo desarrollado por los misioneros, entre ellos 133 de la Diócesis de Toledo. Para ello, desde Misiones Toledo y la Dirección Diocesana de Toledo se trabaja para dar a conocer durante todo el año el trabajo de los misioneros y sostener su labor.

            El Arzobispo de Toledo, Mons. Braulio Rodríguez Plaza, presidía este domingo la Santa Misa del DOMUND, con la que se ha vivido el momento central de la Jornada Mundial de las Misiones en la Archidiócesis de Toledo, en la que la Catedral Primada se ha llenado de niños y niñas que han querido sumarse de manera alegre a la celebración misionera, para orar por todos los misioneros y misioneras de España, que en la actualidad se acercan a 11.000.

            Junto al Arzobispo toledano se encontraban el Director Diocesano de Obras Misionales Pontificias, Jesús López Muñoz, los Canónigos José Martín Saavedra, Tomás Ruiz y Juan Díaz – Bernardo, el párroco de Burujón, Tomás Gregorio, y los Vicarios Parroquiales de La Puebla de Montalbán, Luis Torrijos, y de Illescas, Pablo María García de Blas.


            Mons. Rodríguez Plaza exhortaba, durante la ceremonia misionera, a que los cristianos despierten para vivir el entusiasmo misionero y proclamad el Evangelio en todos los lugares, además de manera categórica: “¡Despertad cristianos!”, a la par que pedía que nadie se quede inmóvil y que todo el mundo participe no solo del Mes Misionero Extraordinario sino de la naturaleza de la Iglesia Católica: la misionera.

            Don Braulio insiste en la necesidad de recuperar el sentido misionero de nuestra vida, poniendo el ejemplo de los primeros discípulos, “porque Jesús era y es un ser extraordinario, que les dejó con la boca abierta, preguntándose quién es este, pero su persona impactó, como indican los Evangelios, y Él escogió”. En esa línea, el Arzobispo recordaba la importancia de conocer a Jesús, “cuando lo tenemos de cerca, y aprendemos cómo piensa, cómo siente, y escuchamos su voz, entonces nos damos cuenta de que algo ha ocurrido a nosotros, y si esto no llega a suceder, ¿cómo habrá misioneros?”.

            “No podemos guardar en secreto la novedad de Jesucristo, la Buena Noticia”, afirmaba el Arzobispo de Toledo, destacando que también aquí, en Europa, en España, es necesario anunciar a Jesucristo, porque mucha gente piensa que no existe, que es una tontería y nosotros presentamos a quien impacta, que es Jesús, que nos elige y nos envía”.



            Tenemos que “orar y rezar” por los misioneros, pedía don Braulio, para que “nuestros misioneros tengan fuerza, capacidad, ilusión, cariño para seguir anunciando el Evangelio”. Recordaba también el Arzobispo que en ocasiones se confunde la acción misionera, contraponiendo la actividad a la oración, por lo que insistía “no olvidemos que las dos cosas es lo mismo, tanto anunciar el Evangelio como hacer cosas, porque la acción social va unida a la proclamación del Evangelio”, por eso “nosotros hacemos colectas, porque lo que se recauda en el DOMUND viene de los cristianos que se pone a disposición del Papa, para ayudar a los misioneros”.

Colaboración económica del DOMUND

            En cuanto a la colaboración económica, los toledanos colaboran con muchas instituciones misioneras, pero las colectas del DOMUND sirven para sostener los Territorios de Misión en todo el mundo, a través de las Obras Misionales Pontificias.

            Gracias a la generosidad de los toledanos con el DOMUND, la Archidiócesis de Toledo envió en 2018 la cantidad de 201.686,47 €, que contribuyeron a la financiación de múltiples proyectos de evangelización y promoción humana, y para sostener el día a día de las misiones.

En el DOMUND, además del acto central celebrado en la Catedral Primada de Toledo, son muchas las parroquias en las que se ha colaborado con las colectas y en las huchas, tan representativas de esta jornada misionera, que han tomado las calles de muchos municipios toledanos. No obstante, desde las Obras Misionales Pontificias se informa de que la colaboración con las misiones se puede hacer y mantener a lo largo de todo el año, con donativos periódicos, suscripciones y herencias.

Próximo domingo, 27 de octubre, clausura del Mes Misionero Extraordinario

            Con la conmemoración del DOMUND no acaba la programación diocesana del Mes Misionero Extraordinario, sino que queda pendiente la celebración de la clausura diocesana del Mes Misionero Extraordinario, que tendrá lugar el próximo Domingo 27 de octubre, en la Catedral Primada, a las 12:00 horas.

            Para este acto diocesano, que consistirá en el envío misionero de todos los agentes de pastoral diocesanos, han sido convocadas todas las realidades eclesiales y pastorales de la Archidiócesis de Toledo, con el objetivo de dar gracias a Dios por los frutos de este mes misionero que nos impulsa como Iglesia misionera.

Con este acto diocesano de clausura del Mes Misionero Extraordinario, que se concreta en el envío misionero, podremos visibilizar, junto al Arzobispo de Toledo, Mons. Braulio Rodríguez Plaza, la actividad misionera que se desarrolla en todos los ámbitos parroquiales y diocesanos.

Además, el jueves 24 de octubre, en la Iglesia del Convento de Illescas, se celebrará el último de los retiros misioneros, correspondiente a la Vicaría de la Sagra, presidido por el Arzobispo de Toledo, que han servido para reflexionar sobre el Mes Misionero Extraordinario y orar por todos los misioneros y la acción misionera de la Iglesia. Por otra parte, y fruto de la cooperación de Misiones Toledo con la ONGD Misión América, el próximo viernes, 25 de octubre, en el salón de actos del Obispado de Ávila, se impartirá la conferencia “Misioneros en el siglo XXI” por parte de Fernando Redondo Benito, Coordinador Regional de la ONGD Misión América en Castilla – La Mancha.



jueves, 17 de octubre de 2019

Don Braulio: “Es tan hermoso y tan grande ser cristiano que no podemos guardarlo para nosotros mismos: seamos discípulos misioneros”


La Parroquia de Villacañas acoge el Retiro Misionero de la Vicaría de La Mancha, recordando a tres misioneros naturales de este municipio toledano.


En la semana central de preparación de la Jornada Mundial de las Misiones, que se celebra el próximo 20 de octubre, Villacañas ha acogido un participativo retiro misionero presidido por el Arzobispo de Toledo, Mons. Braulio Rodríguez Plaza, que ha estado acompañado por el Vicario Episcopal de La Mancha, Emilio Palomo Guío, el Arcipreste y Párroco de Villacañas, Luis Lucendo, y el Delegado de Misiones, Jesús López Muñoz.

            La Archidiócesis de Toledo se encuentra en “marcha misionera”, avanzando hacia la celebración de la Jornada Mundial de las Misiones, el próximo domingo 20 de octubre, enmarcada en el Mes Misionero Extraordinario, que convocado por el Papa Francisco ha provocado una dinámica misionera que moviliza a todos los fieles toledanos para vivir con más entusiasmo misionero el día a día pastoral.

            En la semana central de preparación del DOMUND, como se conoce en España a la Jornada Mundial de las Misiones, Villacañas ha acogido un participativo retiro misionero, en el que se daban encuentro diferentes realidades eclesiales y pastorales de la Vicaría de La Mancha.




El Arzobispo de Toledo, Mons. Braulio Rodríguez Plaza, que presidía el retiro misionero, ha destacado que la “Alegría del Evangelio, la alegría de lo que significa creer en cristo y vivir la vida cristiana no tiene parangón, no tiene comparación”, por eso hacía una invitación a vivir la oración misionera en cada momento de la vida, como modo de ponerse siempre a disposición de la misión y de la responsabilidad que todos y cada uno de los fieles cristianos poseen.

Junto al Arzobispo toledano se encontraban el Vicario Episcopal de La Mancha, Emilio Palomo Guío, el Arcipreste y Párroco de Villacañas, Luis Lucendo, el Delegado de Misiones, Jesús López Muñoz, el Vicario Parroquial de Villacañas, Alberto Ramos, además de numerosos sacerdotes de la Vicaría de La Mancha y fieles llegados de varias parroquias.

A todos ellos se dirigía Mons. Braulio Rodríguez Plaza cuando insistía en la importancia de “la misión de todos nosotros como discípulos misioneros y la misión que llamamos ad gentes, pero sin olvidar que la misión pertenece a todo el Pueblo de Dios y no está limitado a los obispos ni a los sacerdotes”.

En referencia a la misión ad gentes, Mons. Rodríguez Plaza recordaba a tres misioneros naturales de Villacañas, como el Padre Juan López, fallecido en abril del 2018, que durante cuarenta años sirvió al Evangelio en Chile, el Padre Félix Zaragoza, también destinado en Chile, y el Padre Gustavo Molina, que en la actualidad se encuentra en Perú.



Desde el recuerdo a estos misioneros y a todos los de la Archidiócesis de Toledo, en la actualidad 133 misioneros repartidos por todo el mundo, el Arzobispo de Toledo alertaba sobre “la idea tan romántica que muchas veces tenemos sobre las misiones, pero que no nos damos cuenta de que no se trata simplemente de ir allí y decir todo nosotros desde Europa, pensando que llevamos todo y qué cosas hacemos... ¡qué no!, que allí está Cristo, pero que hace falta que lo conozcan, por nuestra actividad y porque nosotros formamos parte de esa carne transfigurada de Cristo”.

Mons. Braulio Rodríguez pedía que “nos alcance la presencia de los más pobres y sobre todo los que no conocen a Cristo, para que Dios nos conceda la gracia de encontrarnos a Cristo y llevarlos a los demás, los de cerca y los de lejos, por eso os digo que la Iglesia os necesita sin duda”. Interpelaba el Arzobispo, “¿sientes tuyo el Evangelio y la persona de Jesús para llevarlo a nuestra sociedad hasta el fin del mundo?”, proseguía afirmando que “claro, a veces pensamos que esta realidad es para otros, pero no, es una llamada para todos, desde la unión con Cristo, porque Él es el primer y el más grande evangelizador, no hay otro más grande”.

“Es tan hermoso y tan grande ser cristiano que no podemos guardarlo para nosotros mismos: seamos discípulos misioneros”, eran las palabras con las que Mons. Rodríguez Plaza redondeaba su intervención durante el retiro misionero celebrado en Villacañas, haciendo un claro llamamiento “para vivir el DOMUND, colaborando con nuestra aportación económica pero también con nuestra oración, porque en este Mes Misionero Extraordinario necesitamos todas vuestras oraciones, todas nuestras oraciones, para que la misión de la Iglesia siga sintiendo la vitalidad del Espíritu Santo”.

El Arzobispo de Toledo concluía agradeciendo “vuestras muchas oraciones, para que mi salud esté ahora como está de bien, sintiendo alegría por poder visitar esta parte de nuestra diócesis, concentrada de algún modo en la parroquia de Villacañas, en esta Vicaría de La Mancha”.

Este fin de semana la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias de Toledo y la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo han preparado con alegría los actos centrales del Mes Misionero Extraordinario, que consistirán en una Vigilia de Oración, el próximo sábado 19 de octubre, a las 20:00 horas, en el Seminario de Toledo, y la celebración de la Santa Misa por el DOMUND, que tendrá lugar a las 12:00 horas, en la Santa Iglesia Catedral Primada, presidida por el Arzobispo de Toledo.

Además, en la recta final del Mes Misionero Extraordinario, el próximo jueves, 24 de octubre, Illescas acogerá el último retiro misionero de la Vicaría de la Sagra, y el 27 de octubre, a las 12:00 horas, la Santa Iglesia Catedral Primada acogerá un acto de envío misionero diocesano, para todas las realidades eclesiales de la Archidiócesis de Toledo, que presidido por el Arzobispo de Toledo será el punto final del Mes Misionero Extraordinario en la Archidiócesis de Toledo.

martes, 15 de octubre de 2019

Las misiones católicas abren 8 escuelas y hospitales al día desde hace treinta años

El próximo domingo se celebra la tradicional Jornada Mundial de las Misiones (DOMUND), en la que se pide ayuda para mantener las misiones que la Iglesia católica tiene en todo el mundo. En ellas trabajan los misioneros, que entregan la vida, incluso físicamente. Esta mañana, en la rueda de prensa de presentación nacional de la Jornada, la misionera Teresa Amayuelas ha dado su testimonio tras 38 años en África, donde ha llegado a sufrir una agresión casi mortal. Junto a ella, el Director General para África del Ministerio de Asuntos Exteriores, Raimundo Robredo, ha explicado los puntos de colaboración que pueden ponerse en marcha para proteger y ayudar a los misioneros españoles.


“Frente a la indiferencia de muchos y tantas noticias malas que vemos en los informativos, la Iglesia está trabajando”, ha afirmado José María Calderón, director nacional de Obras Misionales Pontificias (OMP) de España. “Desde hace treinta años, la Iglesia ha creado al día dos instituciones sociales y seis educativas”.  Además, ha destacado que ha cambiado el rostro de la Iglesia, y que la presencia de católicos africanos y asiáticos ha aumentado. Si en 1989 de cada cien católicos, 9 eran africanos, en la actualidad son 18.

Precisamente, para mantener vivo todo este trabajo evangelizador y caritativo se organiza actualmente la Jornada Mundial de las Misiones, que este año se celebra en todo el mundo el próximo domingo 20 de octubre. “El Domund hace posible que la Iglesia exista en las misiones, no sólo son proyectos de ayuda, es la Iglesia misma, que se preocupa de las diócesis más necesitadas” ha afirmado el director nacional de OMP. Precisamente esta es la institución que organiza esta jornada, y que trabaja a lo largo del año para dar a conocer el trabajo de los misioneros y sostener su labor.

Con ella se puso en contacto en junio Raimundo Robredo, Director General para África de la Secretaría de Estado del Ministerio de Asuntos Exteriores. En la rueda de prensa de hoy ha explicado que cuando tuvieron noticia de los misioneros asesinados a lo largo de 2019, se plantearon cómo reforzar la protección a este colectivo, que no vive en grandes ciudades, sino que están en los sitios más remotos. Según ha explicado, el Ministerio de Exteriores está llevando adelante el III Plan África, para apoyar al desarrollo del continente africano, y a la paz. “Hay mucho en lo que podemos colaborar con OMP”.

Después de un par de reuniones, la Dirección General para África está empezando a trabajar con OMP para crear sinergias entre los misioneros y las embajadas españolas. Por parte de los misioneros, podrán tener un mayor conocimiento de las ayudas que tienen disponibles de la Agencia de Cooperación y Desarrollo (AECID). Además, podrán tener cauces específicos para relacionarse con la embajada en caso de futuras crisis, y para trabajar en la diplomacia preventiva. También se está analizando la posibilidad de que OMP pueda explicar a los futuros diplomáticos lo específico de los misioneros, que se diferencian de los empresarios o estudiantes en muchos aspectos.

Uno de estos misioneros es Teresa Amayuelas, concepcionista misionera de la enseñanza, que ha estado 38 años en África, en cuatro países: R. D. Congo, Congo Brazaville, Guinea Ecuatorial y Camerún. En la rueda de prensa ha explicado varias de sus experiencias en R. D. Congo, desde donde tuvieron que evacuarla por el peligro de la guerra. “Cuando estás trabajando con la gente, lo que menos quieres es marcharte, pero tenía voto de obediencia, y le ofrecí a Dios este desgarro por el país”. Un tiempo después, pudo regresar, y sufrió una agresión de un hombre, que le asaltó con una bayoneta, y le dio 20 puñaladas. “Dos días antes, en la oración, le había pedido a Dios que me permitiera compartir el sufrimiento de la gente en mi carne. Cuando  me caía al suelo, sentí dentro al Señor que me decía: no temas, soy yo, he escuchado tu oración”. Este acontecimiento cambió su forma de ver la misión. “ya no se trata de dar sino de ser. Esta es la misión: estar con Él, vivir con Él y vivir con los otros”. 

Colaboración de España

España es un país especialmente sensible con la acción misionera de la Iglesia, y colabora con ella de muchas formas. Más de 11.000 misioneros españoles están en 134 países del mundo. En su mayoría mujeres (55%), son mayoritariamente consagrados, aunque también hay obispos y laicos, e incluso familias enteras. Son enviados por cerca de 387 instituciones diferentes, y llevan el Evangelio por todo el mundo.

En cuanto a la colaboración económica, los españoles colaboran con muchas instituciones misioneras, pero el Papa pide que las colectas del domingo del Domund se reserven para sostener los Territorios de Misión en todo el mundo, a través de OMP. Gracias a la generosidad de los españoles con el Domund, el año pasado se enviaron 11.726.397,58€ a 68 países, para financiar 599 proyectos de evangelización y promoción humana, y para sostener el día a día de las misiones. Este domingo, se podrá volver a colaborar en las colectas y huchas; aunque la colaboración puede mantenerse a lo largo del año con donativos periódicos, suscripciones y herencias.

Un autobús del Domund está recorriendo esta semana varias ciudades para sensibilizar a la sociedad acerca de la importancia de colaborar con las misiones, y para hacer la cuestación a pie de calle. Hoy está en Logroño, mañana irá a Pamploa; el jueves estará en Valencia (Torrent) y el viernes en Córdoba. De camino a Madrid, pasará por Ciudad Real el sábado. El Domingo del Domund, estacionará en varios puntos de la capital.

Para ver las fotos de la rueda de prensa: https://www.flickr.com/photos/130054684@N03/

Para ver el vídeo del Domund: https://www.youtube.com/watch?v=z9zwxyWYp4M

sábado, 12 de octubre de 2019

Misiones Toledo comprometida con la cooperación interdiocesana en el Mes Misionero Extraordinario


La Delegación Diocesana de Misiones de la Archidiócesis de Toledo respalda y acompaña las actividades formativas organizadas con motivo del Mes Misionero Extraordinario por la ONGD Misión América



El equipo de la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo participa de manera concreta en las actividades formativas misioneras que se celebran en Zaragoza, Palencia, Cuenca, Lleida y Ávila

La Delegación Diocesana de Misiones de la Archidiócesis de Toledo y la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias de Toledo han querido sumar una nueva línea de acción misionera, con motivo del Mes Misionero Extraordinario, que no se limita exclusivamente a la programación diocesana sino que ofrece cooperación y ayuda a otras diócesis, en los ámbitos de la formación misionera y la animación misionera.

Una acción de cooperación interdiocesana en el Mes Misionero Extraordinario a la que Misiones Toledo se ha unido con entusiasmo gracias al programa formativo que la ONGD Misión América ha lanzado y que cuenta con charlas de formación en las diócesis de Zaragoza, Palencia, Cuenca, Lleida y Ávila. Por el momento ya se han realizado las actividades de Zaragoza y Palencia, que con la participación de Fernando Redondo Benito han recibido el reconocimiento y la muy buena valoración, porque supone acercar la misión de la Iglesia desde el testimonio de un “todoterreno misionero”, como se le ha calificado recientemente. 

Misiones Toledo, que forma parte de la propia ONGD Misión América, entiende que respaldar y acompañar esta actividad formativa en otras diócesis es hacer realidad y palpable “el trabajo en red que desarrollan las Obras Misionales Pontificias, como red de oración y caridad al servicio del Papa”, pero además es una manera concreta de determinar los objetivos del Mes Misionero Extraordinario que, con el lema “Bautizados y enviados: la Iglesia de Cristo en misión en el mundo”, persigue despertar la conciencia de la missio ad gentes y retomar con un nuevo impulso la responsabilidad del anuncio del Evangelio son dos rasgos que unen la solicitud pastoral del Papa Benedicto XV en la Maximum Illud y la vitalidad misionera expresada por el Papa Francisco en la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium: “La salida misionera es el paradigma de toda obra de la Iglesia” (EG 15).


No se trata por lo tanto de otras acciones más, sino de asumir la cooperación concreta en la renovación misionera de la Iglesia, ayudando al encuentro personal con Jesucristo, la presencia de testimonios misioneros, la propia formación misionera y la caridad misionera. Es en este último punto, el de la caridad misionera, donde se circunscribe de modo más concreto la cooperación espiritual y material que también se consigue con estas actividades de la ONGD Misión América.

Desde Misiones Toledo se ha favorecido la participación, en esta iniciativa interdiocesana de formación misionera, de Fernando Redondo Benito, que además de ser el Coordinador Regional de la ONGD Misión América en Castilla – La Mancha, forma parte de la Comisión Diocesana para el Mes Misionero Extraordinario, del Consejo Diocesano de Misiones de la Archidiócesis de Toledo y del Consejo de Comunicación de las Obras Misionales Pontificias en España. Con esta participación, que provoca la presencia de Misiones Toledo en todas las actividades formativas en las cinco diócesis que se han sumado a la iniciativa, se logra hacer efectivo el trabajo de pastoral y animación misionera que se desarrolla con tanta ilusión en la Archidiócesis de Toledo.

Pero la responsabilidad en la cooperación misionera interdiocesana no queda ahí, porque también desde Misiones Toledo se ha puesto a disposición de la Escuela de Formación Misionera, cuya sede se encuentra en Madrid, dos nuevos profesores que se han incorporado a su claustro. Como es el caso del mismo Fernando Redondo y también del sacerdote Miguel Ángel Dionisio Vivas. Ambos participan en la formación misionera de futuros misioneros que están ultimando el curso intensivo de formación misionera antes de partir a actividades concretas de la misión ad gentes.

El primero de ellos, Fernando Redondo ha sido el responsable de la formación sobre el Mes Misionero Extraordinario. Hay que señalar que recientemente el escritor toledano ha publicado el libro “En marcha misionera”, en la Editorial San Pablo España, que reflexiona sobre todos los ámbitos de esta conmemoración misionera y sobre la renovación misionera de la Iglesia. Una obra solidaria, porque los fondos obtenidos con su venta van destinados a los proyectos misioneros de las Obras Misionales Pontificias de España.

Por su parte, Miguel Ángel Dionisio introducirá a los alumnos en la incesante historia de las misiones, acercando todos los parámetros históricos necesarios para enmarcar de manera más concreta la teología misionera.

Desde Misiones Toledo se anima a conocer y descubrir las actividades de la ONGD Misión América, que es una ONGD promovida por iniciativa de los misioneros diocesanos españoles de la OCSHA (Obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana) para la ayuda y el desarrollo integral de las personas más desfavorecidas de los países de América Latina y África, que está vinculada al Secretariado de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias.



jueves, 10 de octubre de 2019

Don Braulio insta a los discípulos misioneros a recuperar “el estupor y el asombro” de los primeros seguidores de Jesucristo

El Arzobispo de Toledo, Mons. Braulio Rodríguez Plaza, ha presidido la Vigilia de Oración Misionera, de la Vicaría de Toledo, celebrada en la Casa Diocesana de Ejercicios “El Buen Pastor de Toledo”


Toledo acogía la celebración de una nueva actividad del Mes Misionero Extraordinario, preparada por la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias, que ha contado con la presencia del Vicario General de la Archidiócesis de Toledo, Francisco César García Magán, y del Delegado de Misiones, Jesús López Muñoz.



La programación del Mes Misionero Extraordinario, convocado por el Papa Francisco con el lema “Bautizados y Enviados”, prosigue su marcha en la Archidiócesis de Toledo, con el objetivo de motivar la reflexión misionera y despertar la vocación misionera ad gentes, siendo paradigma y modelo para toda la pastoral que se desarrolla en las parroquias y movimientos de fieles de Toledo.

Para ello, en la Casa Diocesana de Ejercicios “El Buen Pastor” de Toledo, se han dado encuentro un numeroso grupo de fieles de la Vicaría de Toledo, que han querido acompañar al Arzobispo de Toledo, Mons. Braulio Rodríguez Plaza, en la segunda de las vigilias de oración extraordinarias, que daban comienzo en Talavera de la Reina el pasado 1 de octubre y que continuarán en la Vicaría de La Mancha (Villacañas, 17 de octubre) y en la Vicaría de la Sagra (Illescas, 24 de octubre), junto a la celebrada este jueves 10 de octubre en Toledo.

En esta ocasión la vigilia misionera ha contado también con la presencia del Vicario General de la Archidiócesis de Toledo, Francisco César García Magán, del Arcipreste de Toledo, Jesús Martín Gómez, y del Delegado de Misiones, Jesús López Muñoz, junto a otros sacerdotes y misioneros, que también han querido hacer presente sus oraciones y la aportación misionera del Arzobispo de Toledo.
Mons. Braulio Rodríguez Plaza, Arzobispo de Toledo, instaba durante sus palabras en la Vigilia misionera a que los discípulos misioneros recuperen “el estupor y el asombro” de los primeros seguidores de Jesucristo, que provocó que “llevaran en pocos siglos la fe cristiana a muchos lugares”, porque afirma que “ese estupor y asombro han desaparecido como característica del pueblo cristiano, ciertamente no en todos, y eso es lo que justamente lo que el Papa Francisco pide que verdaderamente nosotros recuperemos”.

“¿Será posible que lo recuperemos?”, se pregunta el Arzobispo de Toledo, y respondía que “para ello es el primer punto por el que tenemos que orar, sabiendo que existe esperanza para poder recuperar ese estupor y asombro que nos haga sentirnos discípulos misioneros y proclamar sin miedo el Evangelio”.

Además pedía que “Dios nos conceda la gracia de encontrarnos con Cristo y llevarlo a los demás, los de cerca y los de lejos”. Se preguntaba también el Arzobispo, “¿Te sientes misionero, discípulo misionero, enviado a llevar al Evangelio a todos, absolutamente a todos?”, indicando que precisamente sentir esa necesidad de llevar el Evangelio es la tarea esencial de todo cristiano, porque “desde el bautismo y con todos los sacramentos, cada cristiano es vocación misionera, cada cristiano es salida misionera”.

En ese sentido recordaba que el Papa Francisco insiste en nuestra llamada a la conversión misionera, recordándonos y haciéndonos recordar la novedad de las palabras de Jesús, porque si miramos “el rostro actual de la Iglesia, debemos ser capaces de discernir las palabras del Papa Francisco desde la presencia del Espíritu Santo, que nos ha refrescado las palabras del Concilio Vaticano II”.

Por ello hacía un llamamiento para que los fieles laicos “salgan a la misión ad gentes”, que los laicos “reconozcan su misión dentro de la Iglesia, porque todos tenemos una misión”. Además, en la línea del Mes Misionero Extraordinario, Mons. Rodríguez Plaza ha insistido en la urgencia y necesidad de la misión ad gentes.

Concluía sus palabras el Arzobispo de Toledo con palabras de gratitud a las actividades de animación misionera que se están desarrollando en la Archidiócesis de Toledo, desde las Obras Misionales Pontificias y la Delegación Diocesana de Misiones, para revitalizar el espíritu misionero de todas las parroquias.














martes, 8 de octubre de 2019

Feliz en la misión: nueve años en Perú de Julio Alonso Ampuero

Julio Alonso Ampuero, sacerdote de la diócesis de Toledo, es misionero en Lurín, Perú. Se trata de una, diócesis en la que, desde hace más de 20 años, está volcada la misión diocesana de Toledo. Julio habla de su alegría por cumplir nueve años en la misión.


“Voy a cumplir nueve años en Perú”, cuenta, “probablemente los mejores de mi vida sacerdotal. Confieso durante horas y horas. Predico la Palabra de Dios a los pobres que tienen más hambre de Dios que de pan. Transmito consuelo en nombre de Cristo. Soy testigo de los milagros que la gracia de Dios realiza constantemente. El Señor, por medio de mi ministerio, sana corazones desgarrados y venda sus heridas…

¿La única desazón? Que no se llega. Que la mies es mucha y los obreros pocos. Que faltan manos para hacer el bien, labios para predicar y consolar en nombre de Jesús, corazones para amar gratuitamente a los más desfavorecidos y humillados…

He ido a dar. Pero es mucho lo que recibo. Ante todo, porque el Señor te da el ciento por uno. Además, porque eres feliz cuando te desgastas por amor. Pero están también las ‘añadiduras’: los pobres son agradecidos y te rodean de afecto. Hay sonrisas que valen un Potosí. Hay detalles que colman el corazón…

Puedo deciros que soy feliz en la misión. Si algo falla es por mi impotencia y por mi falta de generosidad. Pero también esto se lo entrego al Señor y Él suple.

Tan solo os pido que no cerréis el corazón a la misión ni a los pobres. Amad, amad mucho, cada día, con gestos concretos. Orad, orad intensamente. Sed desprendidos de vuestros bienes y compartidlos con los más necesitados. Enseñad a vuestros hijos y nietos a ser generosos. Y evangelizad: sí, evangelizad a tiempo y a destiempo…”.

Fuente: OMPress