domingo, 15 de marzo de 2015

Un “bocata misionero” acerca a los toledanos la realidad misionera de Perú

El Delegado Episcopal de Misiones y Director Diocesano de Obras Misionales Pontificias, Jesús López Muñoz, agradece el impulso misionero y la organización del “Bocata Misionero” por parte del grupo misionero de la toledana Parroquia de San Julián


Este fin de semana la toledana Parroquia de San Julián ha acogido la celebración de un “bocata misionero”, que congregaba a cerca de 200 personas, procedentes de múltiples realidades y grupos eclesiales de la parroquia, que estuvieron acompañados por el párroco, Jesús Martín Gómez, el vicario parroquial, Pablo Sierra López, además del Delegado Episcopal de Misiones y Director Diocesano de Obras Misionales Pontificias (OMP) en Toledo, Jesús López Muñoz.

Un encuentro que contó con actuaciones musicales y de magia, testimonios misioneros, presentaciones de próximas actividades, contando siempre con la “Alegría del Evangelio” y el impulso de todos los discípulos misioneros que participaron en esta actividad, con la que se han recaudado fondos para proyectos misioneros que se realizarán en Perú, por parte de misioneros toledanos.

El acto fue abierto por el párroco Jesús Martín, quien tuvo palabras de gratitud hacia el Delegado de Misiones, por estar presente en el acto, a la vez que reconocía y animaba el impulso para que la parroquia siga trabajando en constante transformación misionera. Precisamente, este lunes, 16 de marzo, a las 20:30 horas, la parroquia acogerá un taller misionero, dirigido por Fernando Redondo, de la Delegación Diocesana de Misiones y de la ONGD Misión América, que pretende ampliar la participación de todas las personas interesadas en el grupo misionero.


El Delegado Episcopal de Misiones, Jesús López, compartió un testimonio misionero cargado de anécdotas y vivencias, pero especialmente de servicio y trabajo misionero. Quiso recordar que todos participamos en la misión y que estamos llamados a la entrega misionera, pero que además colaborar con actos como el “bocata misionero”, que “nos pone en el centro del trabajo y de la mirada de la acción misionera” porque “los misioneros son en la actualidad los profetas del siglo XXI, los misioneros son, sin duda alguna, la expresión más viva de la misericordia de Dios”.

Concluía el acto compartiendo todos los asistentes el “bocata misionero” y un aperitivo que hacía efectiva la colaboración y cooperación misionera y fraterna de todos los que se suman, día a día, en el trabajo y la cooperación misionera.