viernes, 23 de diciembre de 2016

Desde Sierra Leona el Padre Luis Pérez s.x. felicita la Navidad

El misionero javeriano Padre Luis Pérez s.x., natural de Toledo, nos hace llegar una especial felicitación de Navidad desde Sierra Leona


Con alegría compartimos las palabras del Padre Luis Pérez s.x., misionero natural de Toledo, nombrado Hijo Predilecto de Toledo, el pasado mes de enero 2016, quien nos hace llegar palabras de felicitación "en esta Navidad: que estén llenas, para todos vosotros/as, de paz, alegría, cercanía recíproca con familiares y amigos y esperanza de una vida más plena, donde  proyectos e ilusiones se vayan haciendo cada vez  más realidad  y donde todos  podamos  experimentar  el crecimiento, en nuestro entorno y en el mundo en el que vivimos, de la fraternidad, la comunión, el servicio recíproco, la acogida y la alegría de trabajar por un mundo mejor, en conformidad con el significado de estas Fiestas y con los sentimientos que generan".

Además nos cuenta que en Sierra Leona "seguimos bien, también preparando la celebración de la Navidad en las diversas comunidades: Novena, Eucaristía de Medianoche, celebración de la fiesta, reuniones  familiares y de amigos…, en estos aspectos  son un poco parecidas a las que se celebran por ahí cuando las familias se  reúnen y las comunidades cristianas se congregan para alegrarse por la presencia de Jesús, con lo que ello significa, en la vida de  cada uno de nosotros y en el mundo".

El Padre Luis Pérez s.x. afirma que "Adviento y Navidad tratamos de vivirlo con esperanza, con la esperanza de que la presencia  de Jesús, que mueve  corazones y voluntades, propicie  para todos y sobre todo  para tantos  un mundo más fraterno y justo, donde todos puedan vivir con mayor plenitud. La fe en Jesús nos sostiene, nos une, nos da esta esperanza y nos anima  a caminar  juntos  compartiendo alegrías y  dificultades que aquí, sobre todo  para una buena mayoría  son muchas y de todo tipo. En todo caso los ánimos no nos faltan, ánimos que  recibimos, en buena parte, de esta gente con la que vivimos  y que, a pesar de los pesares, no pierde la esperanza ni la serenidad".

Finalmente el misionero javeriano agradece el "recuerdo, afecto y seguimiento de nuestro trabajo misionero, que es trabajo de todos. Entre todos hacemos posible el anuncio de la Buena Noticia que se hace realidad en el corazón y en la vida de muchos y muchas…".