jueves, 17 de noviembre de 2016

Un nuevo Consejo Diocesano de Misiones en Toledo, para contribuir desde la alegría misionera en la evangelización

La Delegación Diocesana de Misiones de Toledo y la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias afrontan el Curso Pastoral 2016 / 2017 con un renovado impulso en la pastoral misionera de la Archidiócesis de Toledo


Doce miembros ayudarán al Arzobispo de Toledo en la promoción y coordinación de la animación misionera diocesana, tanto en su dimensión de formación, como en la de cooperación con los ámbitos de la misión ad gentes

La Archidiócesis de Toledo ha afrontado la renovación del Consejo Diocesano de Misiones que, para el periodo 2016 – 2019, surge con la finalidad de atender los nuevos desafíos pastorales y contribuir desde la alegría misionera en la evangelización. Para atender estos desafíos, además de seguir las indicaciones pastorales del Arzobispo de Toledo y Primado de España, Monseñor Braulio Rodríguez Plaza, junto a las indicaciones del Plan Pastoral Diocesano, que este año posee como lema “Hágase en mí según tu Palabra”, el renovado Consejo Diocesano de Misiones asume como líneas de trabajo lo recogido en la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium del Papa Francisco.

Procedentes de diferentes realidades pastorales de la Archidiócesis de Toledo, miembros de Parroquias de la Archidiócesis, misioneros regresados, y encabezados por el Delegado Episcopal de Misiones, Jesús López Muñoz, en la renovación de miembros del Consejo Diocesano de Misiones encontramos a Fernando Redondo Benito, Francisco Villacampa García, Carmen Llorente Pérez, Enrique del Álamo González, José Carlos Arellano Ortega, Purificación González Porro, Amparo del Moral Guio, Eulalio Martín – Tadeo Viguera, Tomás Julián Amores Rodríguez, Alicia Fernández – Cabrera Gutiérrez y Marisa López Sánchez.


Para la Archidiócesis de Toledo contar con este Consejo Diocesano de Misiones es canalizar la “expresión y realización de la Iglesia que se siente llamada a vivir siempre en comunión”, por ello se renueva para “imprimir un nuevo estilo al funcionamiento y desarrollo de lo que el Espíritu ha ido sembrando y suscitando en la propia Iglesia y en sus comunidades y grupos en orden a la animación y la cooperación misionera”.

Este servicio diocesano surge para ayudar al Arzobispo y a su Delegado Diocesano de Misiones en la promoción y coordinación de la animación misionera diocesana, tanto en su dimensión de formación, como en la de cooperación con los ámbitos de la misión ad gentes; reflexionar en clave misionera sobre los nuevos desafíos que plantean a las comunidades eclesiales la situación de increencia o de abandono de la fe de muchos bautizados, y la consiguiente necesidad de Evangelización en las Iglesias particulares; colaborar con los demás servicios pastorales diocesanos en la elaboración y realización del plan pastoral de la diócesis, especialmente en lo que atañe a la dimensión misionera de los bautizados, al compromiso del primer anuncio y a la evangelización del mundo; y apoyar a la Dirección Diocesana de las Obras Misionales Pontificias en el ejercicio de su misión de promover la cooperación con los misioneros y misioneras que han partido de esa Iglesia particular hacia los ámbitos de misión.


Para este periodo 2016 – 2019, el Consejo Diocesano de Misiones de la Archidiócesis de Toledo seguirá y tendré muy presentes las directrices y recomendaciones de Obras Misionales Pontificias en España, en particular a lo que se refiera a los Consejos Diocesanos de Misiones y las publicaciones que tratan de los mismos. Además, este Consejo Diocesano de Misiones establecerá cooperación con el Consejo Nacional de Misiones mediante el Delegado Diocesano de Misiones de Toledo, Jesús López Muñoz, elegido miembro del Consejo Nacional de Misiones.

Finalmente, tanto el Delegado de Misiones como el nuevo Consejo Diocesano de Misiones agradecen el compromiso misionero y la dedicación que en los últimos años han desarrollado el Padre Ricardo Mariano Merchán Serrano, Padre Francisco Javier Salazar Sanchis, Teresa García de la Noceda y José Pérez. La labor de los consejeros salientes, a los que se agradece su trabajo y cooperación, ha servido para revitalizar la pastoral misionera en la Archidiócesis de Toledo, los cuales seguirán participando en la animación y la dinamización misionera desde las diferentes actividades de la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo.