lunes, 12 de octubre de 2020

Toledo se vuelca con un DOMUND excepcional

 La Delegación de Misiones de Toledo celebrará el momento central de la Jornada Mundial de las Misiones en Guadalupe (Cáceres), enmarcado en el Año Jubilar Guadalupense, el próximo domingo 18 de octubre

La Archidiócesis de Toledo cuenta con 130 misioneros y misioneras, la mayoría de ellos son consagrados y consagradas pertenecientes a institutos y congregaciones misioneras en todo el mundo

Un DOMUND diferente y excepcional está celebrando la Archidiócesis de Toledo, debido a la situación pandémica del coronavirus. Pero esta situación, profundizada en una crisis social y sanitaria, ha provocado que se presenten propuestas más creativas y digitales, para hacer presente las misiones, y el trabajo de los misioneros y las misioneras, en todas las parroquias, colegios, movimientos y asociaciones de fieles de las localidades toledanas y extremeñas.

En esta ocasión, el acto central diocesano de la Jornada Mundial de las Misiones se celebrará el próximo domingo, 18 de octubre, en Guadalupe (Cáceres), con una ceremonia presidida por el Arzobispo de Toledo, y Primado de España, Mons. Francisco Cerro Chaves, que estará acompañado por el director diocesano de OMP, Jesús López Muñoz. Un encuentro que se enmarca en el Año Jubilar Guadalupense, donde estarán representados y presentes en la oración todos los misioneros y las misioneras de Toledo.

130 son los misioneros y las misioneras que desde nuestra diócesis toledana han llegado a 35 países, tan diferentes como Angola y Bangladesh, Bolivia y Camerún, Sudán y Tailandia, Perú y Filipinas, entre muchas otras localizaciones misioneras. De esos misioneros y misioneras la mayoría son consagrados, pertenecientes a institutos y congregaciones misioneras en todo el mundo. Se cuenta además con 7 laicos, 2 obispos, 32 sacerdotes diocesanos y 28 sacerdotes de instituciones religiosas.

De Tembleque a Bolivia: el testimonio de la misionera Antonia Barrilero

En Cochabamba (Bolivia), desde el año 2014, se encuentra la misionera Antonia Barrilero Cañadas, natural de Tembleque, perteneciente a la Congregación de Franciscanas Hijas de la Misericordia. Una congregación de marcado carácter misionero, que siempre tienen el “corazón inclinado a la mayor miseria”, y que desde el año 1856 desarrollan una espiritualidad fundamentada en la de San Francisco de Asís, referente y modelo de sus fundadores.

En Bolivia, en sintonía con el espíritu universal y misionero de la Congregación, junto a otras realidades en Italia, Perú, México entre otros lugares del mundo, siguen desempeñando su misión en los ámbitos de la enseñanza, la sanidad y la evangelización. Es lo que ocurre en la labor de la misionera Antonia Barrilero, que desde la Fundación Nueva Luz contribuyen a una enseñanza que convierte a los colegios en centros que educan personas capaces de construir un mundo más fraterno, que ponen en el centro de la atención de la Congregación a las personas con otras capacidades, que afrontan con ternura el cuidado a los enfermos.

La temblequeña Antonia Barrilero señala con motivo del DOMUND que “el mundo entero está atravesando unos momentos difíciles, con la vivencia de la pandemia”, asegurando que “todos hemos sido afectados, de una u otra manera, por esta situación”, pero quiere compartir, desde Bolivia, que “sobre todo, quienes más han sido afectados han sido nuestros hermanos más pobres, aquellos que carecen de tantas necesidades y que les falta lo más necesario para vivir”.

Enlazando con el lema del DOMUND de este año, “Aquí estoy, envíame”, Antonia recuerda que “eso fue lo que dije hace 54 años a nuestro Dios, y Él contando conmigo me llevó hasta aquí”. Además hace una petición dirigida a todos y cada uno de los bautizados, “tú también escucha la Palabra de Dios, escucha el mensaje, porque también te puede decir cuento contigo, te necesito, y tu respuesta siempre debería ser aquí estoy, envíame”.

De la labor específica misionera que desarrolla en Bolivia, comparte que está “trabajando en una barriada periférica de Cochobamba, en la Fundación Nueva Luz, con niños que sus papás tienen escasísimos recursos, tanto humanos como económicos, donde les falta muchas veces el pan de cada día, y en este lugar intentamos darles el pan, el cariño, la educación y lo que es más importante: tratamos de hacerles pensar que son personas importantes”. Es aquí donde enfatiza sobre la importancia de la labor educativa misionera, porque muestran a los niños y las niñas “que ellos pueden mejorar sus condiciones de vida para un futuro, porque tienen capacidad”.

Que el COVID-19 no frene tu donativo

En los últimos años, en la Archidiócesis de Toledo se ha comprobado un descenso en las aportaciones y donativos para la campaña del DOMUND, así como de vocaciones misioneras, por lo que desde la Delegación de Misiones de Toledo y la Dirección Diocesana de las OMP se hace en esta ocasión un especial esfuerzo para intentar llegar a todos los lugares, gracias a los medios de comunicación y también la utilización de las diversas redes sociales.

En la página web www.domund.es, además de todos los materiales para la celebración de la Jornada Mundial de las Misiones, y para que esta situación sanitaria que estamos viviendo no obstaculice el donativo de aquellos que quieren participar en la misión de la Iglesia, las Obras Misionales Pontificias han habilitado los donativos por Bizum, además muchas otras formas de colaborar digitales, como el pago con tarjeta, la transferencia o Paypal.

Es la manera de apoyar y también reflexionar sobre el papel trascendental de los misioneros y las misioneras en el acompañamiento en todo el mundo a los que más sufren la pandemia del COVID: los más pobres.

Para ampliar la información y encontrar otros modos de ayudar a las misiones, así como a los misioneros y misioneras, se puede acceder a la página web www.omp.es o en la dirección www.misionestoledo.org.