martes, 15 de septiembre de 2015

Ildefonso Escribano presenta su última obra poética escrita en la misión brasileña



  • Escribano ha afirmado que “me confirma en la fe y representa para mí una gran alegría escuchar al Papa Francisco instando a la Iglesia a salir a las periferias existenciales y geográficas de nuestra sociedad”.
  • Su última obra poética contiene el poema “Mochileros de Dios”, que centra el tema en los misioneros y supone una “crónica de un encuentro misionero en Brasil”.
  • Al acto de presentación asistió el Delegado Episcopal de Misiones y Director Diocesano de Obras Misionales Pontificias, Jesús López Muñoz.
El misionero diocesano Ildefonso Escribano de la Torre, natural de Villanueva de Alcardete (Toledo), acaba de presentar en Toledo su última obra poética, titulada “Desde la niebla”, editada por la Editorial Mendaur. Escribano es misionero en Brasil desde el año 1959. Desde entonces, como ha destacado, vive “desde entonces en las conflictivas favelas de Río de Janeiro, el submundo de nuestra ciudad, donde crecen juntos el trigo y la cizaña”.

Destaca que “en la favela se lucha por la vida cuerpo a cuerpo con la muerte”. Pero además también comparte que se encuentra confirmado “en la fe y representa para mí una gran alegría escuchar al Papa Francisco instando a la Iglesia a salir a las periferias existenciales y geográficas de nuestra sociedad”. En este sentido señala que “es donde me encuentro y donde he estado toda mi vida”.

En relación con la obra poética relata que “tengo por hilo musical en mis momentos de meditación y escritura poética el ruido de las balas que se entrehilan entre la niebla y la noche”. De igual manera afirma que “ser pobre, vivir con ellos, compartir su sufrimiento siendo testigo de tantas luchas y fracasos, y en medio de todo ese caldo de cultivo, ser presencia del Evangelio”.

La obra presentada contiene el poema “Mochileros de Dios”, que centra el tema en los misioneros y supone una “crónica de un encuentro misionero en Brasil”. En el mismo, con la fuerza misionera, escribe: “¡Qué caudal formidable! / ¡Qué riqueza escondida! / ¡Qué trabajo callado sin alardes ni focos! / ¡Cuántas horas de soledad y lágrimas! / Y a la vez, cuánta alegría y esperanza translucen sus miradas. / Es el tesoro que el ladrón no roba ni la herrumbre destruye”.

El nuevo libro de Ildefonso Escribano habla "desde la niebla”, no desde más allá de la noche; sigue la marcha de todos nosotros en el claroscuro gris de la vida cotidiana o en el contraste de la luz y la oscuridad. El título condensa un motivo fundamental de todo el poemario: el contraste entre la oscuridad y la luz; la mirada de los ojos como espejos y como delatores del fuego que brilla y arde en el corazón del poeta misionero. Una vez más, el poeta Ildefonso Escribano afirma el sentimiento místico de la vida que hace más de cincuenta años le hizo misionero, esto es, corazón entregado a los más pobres de los pobres.

Al acto de presentación asistió el Delegado Episcopal de Misiones y Director Diocesano de Obras Misionales Pontificias, Jesús López Muñoz.