viernes, 3 de enero de 2020

Desde Misiones Toledo: ¡Gracias Mons. Braulio Rodríguez Plaza!

La Dirección Diocesana de OMP Toledo, la Delegación Diocesana de Misiones y la ONGD Misión América en Castilla – La Mancha expresan su gratitud y cercanía con Don Braulio, por los diez años de entrega y dedicación a la Archidiócesis de Toledo y, de modo particular, por su compromiso en la renovación de la pastoral misionera diocesana.


Don Braulio, en estos años, ha impulsado de manera decidida la renovación de la pastoral misionera, aportando nuevas estrategias en la Delegación Diocesana de Misiones, a la vez que promoviendo de manera más original las campañas de las Obras Misionales Pontificias en la Archidiócesis de Toledo.

Un nuevo Consejo Diocesano de Misiones, el cambio y traslado de las instalaciones y sede de las OMP en Toledo, la puesta en marcha de iniciativas de la ONGD Misión América, el contacto constante con los misioneros y misioneras, la implantación de iniciativas formativas misioneras (entre ellas la Escuela de Formación Misionera y las charlas misioneras ofrecidas a las parroquias de la Diócesis), son algunas de las iniciativas que han contribuido para poner en estado permanente de misión a toda la Archidiócesis de Toledo.

Cabe destacar su labor al frente de la Comisión Episcopal de Misiones, que en dos mandatos ha presidido en la Conferencia Episcopal, en la que siempre ha estado al servicio de todos los misioneros españoles, con su alegre participación en todos los encuentros de empleados y voluntarios de OMP, de jóvenes misioneros y de cuantas iniciativas impulsadas por las OMP han surgido en España, como es la Semana de Misionología de Burgos.

El Mes Misionero Extraordinario, celebrado el pasado mes de octubre convocado por el Papa Francisco, ha sido un momento clave en el compromiso misionero de Mons. Braulio Rodríguez Plaza, que ha participado en todas las iniciativas programadas por la Delegación de Misiones de Toledo y las Obras Misionales Pontificias.

En los retiros misioneros, realizados en cada Vicaría y presididos por el propio don Braulio, han quedado reflejadas las líneas misioneras por las que seguirán trabajando todos los misioneros y misioneras repartidos por todo el mundo, por los que Mons. Rodríguez Plaza siempre ha pedido oraciones y también cooperación material, no solo en la colecta de la Jornada Mundial de las Misiones, sino ayudando a los misioneros en muchas de las iniciativas que ayudan a la evangelización y al desarrollo humano sostenible.

Gracias don Braulio, de la familia misionera de Toledo, que siempre le tendrán presente en sus oraciones, agradeciendo la ayuda inestimable que ha servido para avanzar en la pastoral misionera de Toledo.